Escribir nuevo tema

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
lunes 25 de septiembre de 2017 23:17

El General Rafael Buelna Tenorio… El Granito de oro.

Aunque vivo en Mazatlán, desconocía quién era Rafael Buelna, ya que una de las avenidas principales de aquí, lleva su nombre y me di a la tarea de investigar. Dando por resultado algo sorprendente de este héroe sinaloense. Cabe mencionar que esta calzada en una de las principales de esta ciudad. Inicia en la costera (malecón) frente al antro “Valentino’s” y entronca con la carretera federal # 15 para llegar al aeropuerto internacional de Mazatlán que lleva su nombre.

Pero a lo que te “truje Chencha”…esto es lo que encontré:

Nació el 23 de mayo de 1890, en la villa de Mocorito, Sinaloa. Fue hijo primogénito de Pedro Buelna Pérez y de Marcelina Tenorio de Buelna, cuya familia no tuvo apremios económicos. Su padre, fue agricultor y gambusino y era hermano del licenciado Eustaquio Buelna, historiador y exgobernador del Estado. Cuando tenía 8 años, inició sus estudios en la escuela primaria Licenciado Benito Juárez, la única que había en su pueblo, cuyo edificio todavía se conserva frente a la iglesia y plazuela.

A temprana edad dio a conocer a manera de juego una hoja que llamó El Diminuto, donde plasmó sus primeros versos y su vocación por el liderazgo estudiantil. Siempre era el escogido por el profesor De la Mora para reunir y formar a los alumnos. Su simpatía aunada a su inteligencia, lo convirtieron en un líder natural. Buelna recibía elogiosos comentarios de sus padres, familiares, maestros y vecinos, quienes entonces le vaticinaban un futuro promisorio dentro de la política o la abogacía, o tal vez en las letras, tan socorridas entonces por jóvenes de la clase media.  

Rafael Buelna Tenorio es un héroe de la Revolución Mexicana mitológico, liberal y contestatario, poco conocido en el país, que sin embargo, pudo haber modificado el rumbo de la historia.

Revolucionario sinaloense que cambió los libros por las armas y alcanzó el grado de General de División, grado que ningún soldado ha logrado alcanzar siendo tan joven…quizá por su preparación universitaria (estudió leyes en el Colegio Rosales, hoy Universidad Autónoma de Sinaloa, aunque no terminó la carrera), Buelna es una figura mítica en su estado natal; él estuvo a punto de escribir de otra forma las páginas de la historia: Casi fusila a Álvaro Obregón; llevó a la famosa Convención de Aguascalientes las propuestas del Plan de Ayala, de Emiliano Zapata; hizo que Venustiano Carranza modificara su deseo de poder y perdonó la vida al general Lázaro Cárdenas del Río (quien defendía Morelia bajo las órdenes de Victoriano Huerta y fue presidente de México). Enterrado en el cementerio del olvido de la Revolución.

El pensamiento del también periodista del Diario de Mazatlán Rafael Buelna, dijo: ¿Esta es la Revolución que queríamos o la que nos impusieron?

Su vocación sería la de abogado, y obedeciendo sus aspiraciones ingresa en 1907 al ilustre Colegio Civil Rosales. Alterna sus estudios con la poesía y la literatura y de vez en vez colabora en el periódico Decano de Sinaloa, El Correo de la Tarde, de Mazatlán.

Aquí en el ambiente universitario, su alma romántica ya capta las injusticias de su pueblo; para entonces ya cuenta con 17 años y está en la edad de los arranques y de las inquietudes. El deseo firme de ver, de conocer, de indagar, invade su espíritu. En 1909 se afilió a la candidatura anticientífica de José Ferrel, y en su campaña pronunció varios discursos. Aunque su actitud le valió la expulsión definitiva del colegio, Buelna se convirtió en el líder del Club Democrático de Mazatlán. Con motivo de sus colaboraciones en el periódico mazatleco, se traslada momentáneamente al bello puerto, y se convierte en el líder del club Democrático de Mazatlán. Ante las frecuentes persecuciones del ferrelismo y ante un pueblo vejado y burlado por la oligarquía porfirista, Rafael emigra a Guadalajara, donde continúa sus estudios de abogado y ejerce con valentía el periodismo, colaborando en el periódico La Gaceta. Es entonces cuando tiene oportunidad de saludar personalmente a Don Francisco I. Madero, cuando el autor del Plan de San Luis se presenta en esta ciudad como candidato antirreleccionista a la Presidencia de la República, lo que Buelna aprovecha para ponerse a sus órdenes.

Buelna fue un muchacho curioso e inquieto por naturaleza, muy visionario, y que nunca dio muestras de pesimismo o flaqueza cuando algunas acciones y proyectos no le resultaban, y por eso mismo, la curiosidad lo llevó a la ciudad de México, coincidiendo su llegada precisamente cuando la burguesía en el poder, el porfiriato, celebraba las fastuosas fiestas del Centenario de la Independencia. Objetivamente, Buelna observa el envejecimiento del régimen que se cubre con sedas para disimular su senectud.

Continuará…

Foto: Rafael Buelna y en la otra…a un lado de Carranza, (lado derecho de la foto).

                                                  imagen

                          imagen


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 4 respuestas al foro

1
autor apologeta el 25/sep, 2017 23:57 Gobernador

Buelna tuvo una corta vida revolucionaria: a los 19 años se afilió a la oposición en Culiacán, y murió antes de los 34, habiendo alcanzado el grado de General de Brigada. En 1910 se levantó en armas en las filas del General Martín Espinosa, en el noroeste de Jalisco. Fue designado Coronel y al ocupar Espinosa la jefatura política de Tepic, Buelna fue nombrado Secretario de Gobierno. Durante la presidencia de Francisco I. Madero, reingresó al Colegio Rosales, pero en 1913 con la Decena Trágica volvió a dejar los libros por las armas y luchó contra Victoriano Huerta de nueva cuenta con el general Martín Espinosa. Pronto logró sobresalir por su juventud y valentía. Capturó Tepic con sus lugartenientes Rafael Garay y Vidal Soto, pero tuvo un enfrentamiento con Álvaro Obregón a quien le formó cuadro para fusilarlo por razones de mando al intentar enviarlo en la retaguardia a la toma de Guadalajara, a pesar de haberlo nombrado por órdenes de Venustiano Carranza Jefe político y comandante militar de Tepic, así como la ratificación del grado de General Brigadier, no obstante lo anterior, Obregón repartió a su gente entre los elementos de Lucio Blanco y Manuel M. Diéguez el mando en Tepic. Posteriormente, continuaron en la lucha armada hasta derrocar a Victoriano Huerta y tomar la Ciudad de México, convocándose a todos los grupos que lucharon por derrocar a Huerta a la Convención de Aguascalientes de 1914. Buelna formó parte de la comitiva de invitación a Zapata, donde los asistentes en una bandera firmaron los pactos acordados, los cuales posteriormente desconocería Venustiano Carranza, rompiéndose las alianzas tanto con Villa como con Zapata. Ante esta situación, Rafael Buelna decide apoyar el movimiento de Villa y vuelve hacia el territorio de Tepic a continuar con la lucha armada, pero al ver que la guerra con Carranza estaba perdida, rompe también con Villa y se autoexilia en Estados Unidos, exilio que posteriormente fue hecho oficial por Venustiano Carranza como Presidente de la República, mismo que más tarde se lo condona para permitirle volver al país reconociéndole todos sus grados y antigüedad en el ejército, lo cual realizó para allegarse adeptos en su intención por dejarle la presidencia a un civil y no a un militar, postura que le costó la muerte a Carranza, al asumir Obregón la Presidencia de la República, Buelna fue nombrado General de Brigada y ocupó el cargo de Secretario Particular del General Estrada, Subsecretario de Guerra y Marina, con quien más tarde acompañó a la Zona Militar de Guadalajara como su Estado Mayor, hasta que al momento de imponer Obregón a Calles como candidato a presidente se le rebelan las tres quintas partes del ejército, encabezadas por el entonces Gobernador de Sinaloa, el tenor Adolfo de la Huerta, iniciando desde el Noroeste un avance para tomar la Ciudad de México; En el trayecto derrota a Lázaro Cárdenas en la sierra de Michoacán y al encontrar herido al General Cárdenas después de derrotarlo, lo envía a su casa en Guadalajara a curarlo y otorga la libertad a los subordinados de Cárdenas: Posteriormente sigue avanzando y en el curso de la toma de Morelia muere en una emboscada el 24 de enero de 1924, dejando viuda y dos hijos: Rafael y Pablo. El primero de ellos, Rafael, muere en Tepic a los 14 años al contraer el mal del tétano a causa de la infección de una perrilla en un ojo, al tallárselo mientras jugaba a las canicas. Y Pablo, que nació en 1921, aún vive.

Regresó al país del exilio en 1919 para trabajar como administrador de rastros y mercados; un año después se sumó a Villa en contra de Venustiano Carranza, y meses más tarde combatió la candidatura de Álvaro Obregón. Tras la muerte de Carranza fue relegado en una comandancia militar de Jalisco y sin mando de tropas. Su última participación política fue en 1923, en la Rebelión delahuertista. Incorporado a las fuerzas del General Enrique Estrada obtuvo valiosos triunfos ante las tropas federales. En Teocuitatlán de Corona, Jalisco, derrotó a una columna al mando del General Lázaro Cárdenas del Río, a quién tomó preso y después dejó en libertad, junto con su tropa. Entró en Yuriria, Guanajuato, y después siguió para Acámbaro con rumbo a Morelia, en cuya toma fue abatido por bala en una emboscada el 23 de enero de 1924.

https://youtu.be/a2_awpzI5WQ 

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



2
autor apologeta el 26/sep, 2017 12:41 Gobernador

Concluyo:

El Congreso del Estado lo declaró Hijo Predilecto de Sinaloa, según decreto 198, publicado en el Periódico Oficial número 10 de 22 de enero de 1974. El año de 1990 fue nominado Año Rafael Buelna Tenorio, de acuerdo al decreto número 42, publicado en el Periódico Oficial número 30 del 9 marzo de 1990. Perdió la vida durante la toma de la plaza de Morelia, el 23 de enero de 1924. Siendo Presidente de la República, el general Lázaro Cárdenas, dispuso el traslado de sus restos desde el panteón civil de Morelia a Culiacán en septiembre de 1935. En 1954, la Federación de Estudiantes Universitarios Sinaloenses, (FEUS) para honrar su memoria fijó una placa de bronce a la entrada de su oficina ubicada en el primer descanso de las escaleras del edificio central de la Universidad Autónoma de Sinaloa y sobre ella se lee el siguiente mensaje: "Un Granito de Oro, desprendido de las vetas del ideal revolucionario”. Una escuela primaria de la capital Culiacán lleva su nombre así como una Avenida y el aeropuerto internacional de Mazatlán.

Como homenaje a Rafael Buelna y su espíritu de rebelión contra la dictadura porfirista, la Universidad Autónoma de Sinaloa celebra cada 23 de mayo, aniversario de su nacimiento, el "día del estudiante universitario" con diversas celebraciones en las que se organiza un evento académico entre estudiantes de preparatorias que lleva su nombre: Concurso Académico Rafael Buelna Tenorio.

En 2013, el cineasta Felipe Cazals dirigió el largometraje Ciudadano Buelna, relativo a la participación de Rafael Buelna Tenorio en la Revolución Mexicana.

Ese fue…Rafael Buelna “El Granito de Oro”. Y ahora si ya sé quién eres… UN CHINGÓNN!!

                                                                    imagen

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



3
autor blablablabla el 26/sep, 2017 16:09 Gobernador

@apologeta » excelente historia de este Chingón, y bueno no podia dejar de comentar que la cuna del famoso Chilorio sinaloense es Mocorito el pueblo mágico donde estudio este héroe. 

Escuela Benito Juarez

imagen

imagen

saludos.



4
autor apologeta el 26/sep, 2017 19:37 Gobernador

@blablablabla » Gracias Blablabla, por tu participación...se ve sabrosísimo ese chilorio de Mocorito. Voy a ver qué compro para el antojo...jajajaja

Saludos estimado amigo.

                              imagen

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!





¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!


Foros de el Lector en El Siglo de Torreón.




*