Acceder al foro

Cafecito virtual

De sociales, café, eventos y otros cuentos.

me
autor Escrito por vampriodeldesierto
Visitante distinguido
Saturday 22 de November de 2008 12:18

y tu que harias si te ponen el cuerno...

Le dije que no le iba a perdonar que se burlara de mí’ Por:  RAFAEL IBARRA/EL SIGLO DE TORREON/San Pedro, Coah.

En entrevista para El Siglo de Torreón, el asesino confeso relata los ‘motivos’ que lo orillaron a terminar con la vida de la mujer que ‘tanto quería’

+

 

 

 

 

Juan Manuel Regalado Rodríguez es el asesino confeso del doble homicidio que se registró en el ejido Concordia. “Yo la quería mucho y le dije que no le iba a perdonar que se burlara de mí”, dice al referirse a su esposa Teresa.

 

“Le dije que no se lo iba a perdonar... tantos años burlándose de mí”, dice Juan Manuel Regalado Rodríguez, asesino confeso de su esposa y de un hombre que presuntamente sostenía una relación amorosa con la mujer.

Juan Manuel cometió el doble homicidio el pasado jueves en el ejido Concordia, primero asesinó a su rival de amores, Omar Efrén Espinoza Andazola, de 30 años, cuando éste salía de su trabajo y después a su mujer Teresa Medina Ramírez, de 28 años, en la casa donde trabajaba de empleada doméstica.

Recluido en una de las celdas de la Policía Ministerial, Juan Manuel narra los motivos que tuvo para cometer este asesinato.

Desde los 18 años era novio de Teresa, se fue 3 años a Estados Unidos para juntar dinero para casarse con ella, en su matrimonio de 9 años procrearon dos hijas, que actualmente tienen 8 y 7 años de edad.

Hace 3 años tuvo el primer problema con Omar, cuando Teresa le dijo que la estaba molestando, Juan Manuel fue a buscarlo y lo agredió con un tubo, este problema llegó hasta la Procuraduría de Justicia, donde ambos jóvenes firmaron un convenio, Omar se comprometió a no molestar a Teresa y Juan Manuel dijo que no lo volvería agredir.

“Estaba mal la muchacha, empecé a darme cuenta que se estaba metiendo con él, teníamos 3 meses separados y mis hijas me decían que su mamá hablaba con un viejo por celular, aunque estábamos separados nos seguíamos viendo todos los jueves y teníamos relaciones, yo le decía que mejor me diera el divorcio porque no le iba a perdonar que me engañara y le iba a hacer una pen...”, dice Juan Manuel, sentado en la celda.

Durante la plática constantemente se toma el cuello, todavía le duelen las heridas que se provocó cuando intentó suicidarse tras degollar a su rival y a su esposa.

Juan Manuel dice que veía a sus hijas todos los fines de semana y ellas le decían que su mamá las amenazaba con meterlas a la cárcel, porque no la dejaban salir de noche.

“Ya no aguantaba, la andaba espiando, varias veces le dije que me dejara, que me diera el divorcio, estaba mal, a veces me decía que me consiguiera otra y a veces me decía que nos íbamos a juntar, nunca me imaginé que me estuviera haciendo pen...”, dice.

El jueves 13 de noviembre fue la última ocasión que Juan Manuel y Teresa tuvieron intimidad, él asegura que fueron a un motel y ahí descubrió que su esposa traía varios chupetones en el cuerpo, aunque ella trató de convencerlo que eran manchas del tinte del cabello.

“Le dije que se fuera lejos a hacer sus babo..., aunque se llevara a mis hijas, pero se burlaba a carcajadas, el miércoles en el aniversario del ejido se burló de mí, yo iba a 3 cuadras y todavía se estaba carcajeando”, dice Juan Manuel, mientras permanece sentado y cruzado de brazos, en el piso de la celda hay medio litro de leche, una cafetera y un pan francés.

Sus familiares lo visitaron en la celda y le dicen que ellos ya sabían todo, pero nunca le dijeron nada porque sabían que era capaz de cometer una locura. Del día del crimen, dice que esperó a Omar afuera de su trabajo, el joven lo vio y trató de huir en una bicicleta, pero lo alcanzó y le cortó el cuello, se fue corriendo hasta donde trabajaba su mujer, se metió por la fuerza y también la degolló.

Después corrió hasta casa de su hermana y le dijo que fuera con sus papás a decirles que se escondieran porque él había hecho una “pend...”, ahí se lesionó en varias ocasiones y sus familiares le hablaron a la Cruz Roja, los socorristas lo auxiliaron y lo llevaron al Hospital General, donde los doctores lo atendieron de las heridas que se causó y ahí fue detenido por la Policía Ministerial.

“Yo quería morirme, yo la quiero tanto, le lloré mucho delante de mis hijas y le rogué que volviéramos... tantos años burlándose de mí, mis hijas ahorita están con el dolor de su mamá, no las he visto y ahora me voy a hundir un rato aquí...”, dice este homicida, quien está a la espera de que el agente del Ministerio Público lo consigné al Centro de Readaptación Social (Cereso) por el delito de homicidio calificado con varias agravantes.


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 15 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.