Acceder al foro

Cafecito virtual

De sociales, café, eventos y otros cuentos.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
Thursday 7 de September de 2017 22:25

El General Tito Gomes, traía…bolso.

Voy a presentar una lista de los mayores estafadores de todos los tiempos...y empezamos con el primer personaje:

María Teresinha Gomes bien pudo decir que vivió dos vidas. Una, como mujer fue tranquila y triste, porque el hombre de su vida murió prematuramente. A partir de ese momento, Teresinha empezó su segunda existencia. Que fue fantasiosa y valiente, pero también acabó mal.

Maria Teresinha Gomes se compró un disfraz de militar y unas medallas de latón para el carnaval de Lisboa, en Portugal. Durante 18 años, se dejó puesto el disfraz, haciéndose pasar por general del ejército, y también por abogado, agente de la CIA y funcionario de la embajada de Estados Unidos en Lisboa. Ah... y no tenía estudio alguno.
Fue en los carnavales de 1974, cuando a Teresinha se le ocurrió la idea. Pasó a hacerse llamar General Tito Anibal de Paixao Gomes, y nadie se dio cuenta del engaño, que duró hasta 1992, un total de 18 años, hasta que fue descubierta, juzgada y condenada por usurpación de identidad y estafa.
Teresinha nació en Funchal (Madeira) en 1933, y murió en fecha incierta, en junio de 2007, en una aldea cercana a Lisboa. Su vida está plagada de misterios, ya que con 16 años se fugó de casa para instalarse en algún lugar incierto del continente, por culpa de un desengaño amoroso. Su familia incluso la llegó a dar por muerta.
En 1974 se produjo la “rocambolesca” historia, adquiriendo la personalidad de Tito Anibal da Paixao Gomes, nombre que sacó de un hermano suyo, que murió siendo un bebe, antes de que ella misma naciera.
La misma noche en que compró el disfraz, conoció a Joaquina Costa, una enfermera con la que convivio durante 15 años, simulando ser un matrimonio normal, aunque durmiendo en habitaciones separadas.
Para ganarse la vida, pedía prestado dinero, para luego invertirlo supuestamente en el extranjero y devolverlo con intereses. Para hacerlo utilizaba su falsa identidad y sus maneras educadas y cultas.
En 1992 fue descubierta y juzgada por un tribunal de Lisboa, que la condenó a tres años de prisión, que nunca llego a cumplir. El juicio, al que la acusada acudió vestida de hombre, tuvo una gran repercusión. Su compañera Joaquina, declaro que no supo del verdadero sexo de Teresinha hasta que acabo su relación, después de 15 años juntas. Los propios abogados del proceso la llamaban por su nombre ficticio, y los testigos se referían a ella como "señor general" y "hombre bueno". Tras oír su condena, tiró de poesía y patria: "Mi vida sólo acaba cuando el corazón deje de latir. Entonces mi cuerpo deja de existir. Por eso quiero ser cremada y soñaba con poder llevar la bandera [de Portugal] envuelta en los pies".
Después de todo el escándalo que se produjo, Teresinha Gomes se retiró a vivir a Carambancha de Cima, una aldea aislada del norte del Tajo, donde pasó sus últimos años de vida en compañía de María Augusta, la sobrina de Joaquina Costa.

Personaje literario, feminista adelantada a su tiempo, ser libre, la Generala alimentó la imaginación de muchos portugueses. El dramaturgo extremeño Manuel Martínez Mediero, siempre atento al estrambote ibérico, promete una pieza de teatro sobre ella. Quizá utilice estas frase-epitafio de Fernanda Ribeiro, vecina de Carambancha: "Si la mataron o se suicidó son cosas que nunca sabremos, porque siempre fue una persona cuya vida fue un misterio y que no permitía preguntas indiscretas".

Foto: La Generala María Teresinha Gomes en su juicio.

                                                            imagen


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 23 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.