Acceder al foro

Cafecito virtual

De sociales, café, eventos y otros cuentos.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
Friday 11 de January de 2019 20:10

La segunda vez… NO ES MEJOR!!

Este tema es para los que van por su segundo matrimonio con datos de expertos y estadísticas, que dicen que los segundos matrimonios duran menos que los primeros. Ya sean por los hijos del otro, el fantasma del ex y no saber por qué falló la relación anterior serían esas las principales causas del nuevo fracaso. Y como en todo en la vida… hay excepciones a la regla, por lo que no se está generalizando. Tengo familiares y amigos en su segunda oportunidad y es por eso de mi tema e investigación para ver qué tanto se apega a la realidad. Habrá algunos de los foristas que estén en ese caso y espero su aportación al tema.  

Muchos divorciados sienten derecho a una segunda oportunidad y se casan animados con la idea de que la experiencia vivida esta vez los llevará a buen puerto. Después de todo, la lógica dice que no se comete un error dos veces. Pero la realidad muestra que los segundos matrimonios duran menos que los primeros. Los datos más recientes indican que mientras el primer matrimonio sobrevive en promedio 20 años, los segundos apenas llegan a 14. Esto se debe a que las parejas que deciden reincidir lo hacen tarde en la vida y, por lo tanto, un porcentaje de estas relaciones termina cuando uno de los dos muere. Pero cuando se comparan solo aquellos matrimonios que terminan en divorcio, las segundas uniones siguen teniendo menos probabilidades de ser exitosas, aunque la diferencia es muy modesta. De acuerdo a The Census Bureau, el año más difícil entre quienes se dan una segunda oportunidad es el número ocho.

Según la psicóloga María Elena López, las segundas nupcias tienen unas desventajas muy concretas que no se presentan en las primeras uniones. Entre estos problemas, el más recurrente y difícil de manejar son los hijos previos, sobre todo cuando uno de los dos no los tiene y de repente debe lidiar con los muchachitos del otro sin tener la experiencia de ser padre o madre. A esto se suma la renuencia explícita de los hijos a aceptar a esa nueva pareja. Según María Elena López, no importa la edad de estos, siempre reciben al otro como un intruso que viene a quitar espacio, dinero y atención. La presencia de los hijos en las segundas nupcias también interfiere en la construcción de la intimidad, que a diferencia de los recién casados, no tienen esa etapa de ajuste durante la cual es crucial estar solos.

Y si hay hijos, lo que complica aún más las cosas. Buena parte de los problemas de dinero en las segundas nupcias se deben a que a la pareja hace aportes económicos para los hijos del matrimonio anterior. Por ejemplo, que él hiciera un acuerdo muy generoso en términos de dinero con su ex, por “el precio de su libertad”, le paga la renta de la casa, le asigna una mesada para su manutención y de los hijos de ambos, y de escuelas o universidad. También sufraga cualquier gasto extraordinario, como remodelaciones, carros y viajes. Mientras que su actual pareja se priva de algunas comodidades o ciertos lujos.  

Para Linda Mellor, fundadora del British Second Wives Club (BSWC), con frecuencia se observa que a pesar de haber pasado años de separación, los ex sienten dificultad para seguir adelante con su vida e interfieren en la de la nueva pareja directamente o a través de los hijos. El efecto de la ex es tan apabullante que en varios países del mundo muchas mujeres no han tenido otra opción que agruparse en clubes en los que comparten experiencias y se dan apoyo mutuamente. Según el BSWC, con 3,500 miembros, 63 por ciento de ellas sufre de estrés que resulta en depresión, migrañas o problemas de sueño debido a los conflictos maritales propios de un esposo con un pasado matrimonial. Según López, estas situaciones empiezan a crear fisuras en la pareja. “El que se considera víctima de alguna manera le pasa cuentas de cobro al otro, porque quererlo le está saliendo muy caro en todo sentido”.

Los expertos han identificado otro grupo de factores que interfieren en el éxito de las segundas nupcias y tiene que ver con el bagaje (equipaje de malas experiencias) que se trae a esa nueva relación. Esa maleta puede estar llena de rabia y resentimiento, dependiendo de la experiencia del matrimonio anterior y de cómo se manejó el divorcio. A veces las mujeres deben lidiar con hombres que están muy heridos por su separación y que tienen problemas para comprometerse emocionalmente con ellas. Según un estudio hecho por Lawrence Ganong, experto de la Universidad de Missouri, las mujeres que se casan por segunda vez tienden a buscar más poder en la segunda relación, lo cual puede ser un problema si el marido no le da ese espacio.

Por lo anterior, muchos psicólogos creen que la clave para que el segundo matrimonio vaya bien es haber tenido un buen divorcio. Esto no solo incluye terminar las cosas en buenos términos, sino también hacer el divorcio emocional, en el cual la persona rompe los lazos sentimentales, especialmente los negativos, para no estar más atada a su ex. “Esto requiere de un autoexamen en el cual la persona reconoce que el matrimonio falló por culpa de ambos y no del otro solamente –dice López–. Si no logran hacer conciencia de por qué se separaron y no asumen su responsabilidad en la ruptura, esos problemas aparecen en la nueva pareja”, agrega la experta. Otra posibilidad es que se repitan los mismos errores, ya sea escoger a alguien idéntico al que dejaron o uno completamente opuesto, y ambas situaciones son problemáticas.

No obstante, Mellor cree que los segundos matrimonios tienen grandes posibilidades de durar si se deja un tiempo prudencial antes de volver a dar el sí. Ese espacio es crucial para pensar en la pareja que realmente quieren y no tener falsas expectativas. “La gente es más madura y cautelosa la segunda vez, porque quiere asegurarse de que hace las cosas bien”, dice.

CONTINUARÁ…


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 8 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.