Acceder al foro

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
viernes 23 de mayo de 2014 21:27

"LA CASA CHICA" DE PORFIRIO DÍAZ.

La vida personal del general más conocido de la historia de México es también parte de la biografía de un país. El Porfiriato (1876-1911) es el único periodo nacional que lleva el nombre de un solo hombre. Odiado y alabado con igual pasión, a casi 100 años de su renuncia y exilio su contradictorio legado aún delinea a una nación. En sus últimos meses de vida, estando exiliado en París, a Don Porfirio le daba por recordar Oaxaca. Era una remembranza casi monotemática. Probablemente se acordaba del Mesón de la Soledad, que fue testigo de sus primeros años de vida y donde vio la luz el 15 de septiembre de 1830, horas antes de que la capital oaxaqueña celebrara 20 años del inicio de la guerra de Independencia. Por eso, después le fue tan sencillo mover un día la conmemoración del grito (del 16 al 15) para hacerlo coincidir con su cumpleaños.
José de la Cruz Porfirio Díaz Mori, de niño lo apodaban “El Chato”, ya más grande, lo llamaron despectivamente “El Llorón de Icamole” por la derrota del 10 de marzo de 1876 en Icamole, Nuevo León, en contra de Mariano Escobedo, fue sexto hijo de José Faustino Díaz y Petrona Mori, padre criollo y madre indígena, pasó su infancia en el Mesón, al que llegaban viajeros de todos los rincones del país y a los que Don José y Doña Petrona atendían. Así, los primeros años del pequeño Porfirio pasaron con cierta comodidad económica. Nunca de cuna tan humilde como Benito Juárez (1806-1872) ni tan acomodada como Francisco I. Madero (1873-1913), personajes que enmarcaron el comienzo y el fin de sus más de 30 años en Palacio Nacional. Sin embargo con la temprana muerte de su padre, la situación económica de la familia Díaz Alori empeoró de manera significativa.

Como era el mayor de los varones, Porfirio se convirtió en el hombre de la casa. Cuando tenía 13 años entró al Seminario Tridentino para estudiar el bachillerato. En Oaxaca, así como en otras ciudades, la educación todavía estaba en manos de la Iglesia, que seguía siendo una institución con poder en todos los ámbitos sociales, y Porfirio tenía un enorme lazo con ella. El primo de su padre y sacerdote, José Agustín Díaz (que llegaría a ser obispo), era su padrino y tutor. Por eso, el joven Díaz pasó los cinco años correspondientes al bachillerato en el seminario, y consideró la posibilidad de ordenarse sacerdote. Debido a sus contactos en el clero, el sacerdocio era una forma segura de progresar social y económicamente. Además, aunque mostraba una personalidad fuerte y decidida, estaba claro que lo espiritual no le era ajeno y que también le atraía , -aunque después pareciera lo contrario-.
A los 18 se hacía cargo del sustento económico familiar. Tenía muchas habilidades y una extraordinaria facilidad para los ejercicios físicos y las manualidades. Trabajó como armero, zapatero y carpintero; pero fue su labor como maestro particular de latín lo que cambió el curso de su vida. Porfirio había aprendido esa lengua durante su estadía en el seminario, y Marcos Pérez, un reconocido liberal, lo contrató para que fuera a su casa e instruyera a su hijo.
Poco a poco, el futuro general se hizo amigo de Don Marcos, quien era masón y maestro del Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca, famoso por ser semillero de ‘herejes’. En aquellos días, el director del Instituto era nada menos que Benito Pablo Juárez García. Porfirio, todavía seminarista, pronto conoció las obras de los clásicos, las ideas liberales y el derecho; también comenzó a asistir a las reuniones de intelectuales y masónicas a las que Don Marcos lo invitaba. Ahí inició su relación con el futuro presidente Juárez y no pasó demasiado tiempo para que se decidiera a dejar la carrera eclesiástica y tomara la de Leyes en el Instituto. El cambio significó alejarse de la Iglesia y romper con su tutor y padrino, quien para entonces era obispo de la diócesis de Oaxaca. En ese ambiente -y ya con una clara influencia juarista-, Díaz Mori se definía como liberal. Solía acudir a casa del gobernador Antonio de León, donde se realizaban las reuniones de la logia masónica en las que estaban también presentes Marcos Pérez y Benito Juárez.

Es revelador saber que el gran patriarca mexicano, el héroe de la nación, alcanzó el máximo grado masónico, el 33. Pero su vocación bélica poco tuvo que ver con la masonería. En 1846, cuando todavía estaba en el seminario, formó parte de un batallón voluntario organizado en el colegio para reforzar a la Guardia Nacional ante la invasión de Estados Unidos. Al final no combatieron, pero le sirvió para recibir sus primeras nociones militares. Porfirio terminó sus estudios de derecho, pero antes de que pudiera recibirse se le atravesaron las armas y nunca más las dejaría: comenzó a defender el Plan de Ayutla, que advertía sobre los peligros de que el poder recayera de manera tan absoluta en un solo hombre. Díaz combatió en el frente hasta que Antonio López de Santa Anna fue expatriado.

Esta Historia, "La Casa Chica" de Don Porfirio...continuará.

Foto: Porfirio Díaz Mori (de joven).

 


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 13 respuestas al foro

1
autor apologeta el 23/may, 2014 22:41 Gobernador

@apologeta: Continúa "La casa Chica" de Porfirio Díaz....

Mi General Porfirio Díaz

Sin ser militar de carrera comenzó a ascender rápidamente los escalones de la jerarquía castrense. Sus primeras batallas contra los federales las enfrentó haciendo guerra de guerrillas. El 9 de agosto de 1855, Antonio López de Santa Anna abandonó México y el liberal Juan Álvarez, que había proclamado el Plan de Ayutla, ocupó la presidencia provisional. Don Benito Juárez estuvo al frente de la gubernatura de Oaxaca. Un joven Porfirio, de 25 años, fue nombrado jefe político del distrito de Ixtlán. En 1856, el gobernador Juárez le otorgó su primer rango militar formal: capitán de infantería. Poco después, el nuevo presidente liberal, Ignacio Comonfort, reconoció en Díaz a un gran estratega y lo mandó como jefe militar al Istmo de Tehuantepec, donde las disputas eran constantes entre las diferentes etnias de zapotecos, chontales, zoques y mixes; además, Juchitán y Tehuantepec peleaban constantemente. Ahí, el futuro presidente de México comenzó a entender de política. Primero intentó imponer el orden con la amenaza de ejecutar a todo prisionero, después aprendió la que sería una de sus estrategias favoritas: “Divide y vencerás”. Entre los tehuanos soltó el rumor de que había dado armas a los juchitecos, y cuando las hostilidades estallaron en la noche de Año Nuevo, el entonces Capitán Díaz aprovechó para atacar a los tehuanos reclutando a más de dos mil juchitecos.

Los amores de Don Porfirio

El general Díaz se casó a los 36 años con Delfina, su sobrina carnal. Delfina era hija de su hermana Manuela, quien falleció cuando la pequeña tenía nueve años, momento a partir del cual Porfirio estuvo al pendiente de su bienestar. Delfina había nacido de una relación extramatrimonial entre su hermana y Manuel Ortega, doctor de la alta sociedad oaxaqueña. No fue reconocida por su padre sino hasta 1878 cuando aparentemente él accedió a cambio de recibir una senaduría que el presidente Díaz le habría ofrecido. El matrimonio llegó a tener ocho hijos, pero sólo sobrevivieron la Infancia dos de ellos: Luz Victoria y Porfirio. Desafortunadamente Delfina murió unos días después de parir a uno de esos pequeños que no lograron pasar las primeras horas de vida.
Su segunda esposa fue Carmen Romero Rubio, quien lo acompañó durante la mayor parte de su gobierno, el exilio y la muerte. Carmelita contrajo nupcias con el general en 1881, cuando tenía apenas 17 años. En ese momento la presidencia la ocupaba Manuel González, en lo que fue el único intervalo durante la larga estadía de Díaz en el poder. Esta unión acercó a Porfirio Díaz a Manuel Romero Rubio, padre de Carmelita y asesor de Lerdo de Tejada, enemigo político del porfirismo.
Carmen y Porfirio no tuvieron hijos, pero ella educó y quiso como propios a los tres vastagos de Díaz, a los dos que tuvo con Delfina, y a Amada, su primogénita, quien nació meses antes de casarse con su sobrina, y fue resultado de una ‘aventura’ con una soldadera conocida como Rafaela.
Así, la mayor parte del Porfiriato la ‘familia real’, como se le conocía, estuvo conformada por Don Porfirio, la primera dama Carmelita y los tres hijos del general: Amada, Luz y Firio, como le decían cariñosamente.
Se sabe que Díaz tuvo algunos amoríos pasajeros en su juventud y antes de casarse. Uno de esos amores trascendió el tiempo y el mito. Se trata de Juana Catalina Romero, Juana Cata, tehuana de origen zapoteco que pasó a la historia por su belleza y su relación con Porfirio, a la cual conoció cuando éste estuvo con las fuerzas liberales en el Istmo de Tehuantepec. El vínculo entre los dos continuó hasta que fue exiliado. Todavía existe el chalet que tuve la fortuna de conocer en 1978, trabajando en la construcción de la refinería de Salina Cruz, de estilo francés que el Presidente Díaz mandó construirle en Tehuantepec y cerca del cual el flamante ferrocarril hacía una parada a unos metros del chalet, para sus encuentros amorosos.

Continuará...Pero ¿Quién fue Juana Catalina Romero? mejor conocida como Juanita C. Romero

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



2
autor apologeta el 23/may, 2014 23:12 Gobernador

@apologeta: Fotos de Juana C. Romero y su chalet en Tehuantepec, Oax.

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



3
autor blablablabla el 24/may, 2014 07:04 Gobernador

@apologeta » 

“Soy soldado. Pido permiso para ir a pelear!” 

Ese día que pronunció esto en el congreso mexicano el joven Porfirio Díaz, que recientemente habia sido  ascendido a General Brigadier inicio lo que seria en principio una desobediencia ( Porfirio Díaz desobedeció las órdenes de no atacar a los franceses y movilizó a las fuerzas mexicanas para romper el Sitio en que tenían a Puebla los franchutes ) el triunfo de la batalla del 5 de mayo donde nuestros soldados se han cubierto de gloria

saludos.



4
autor apologeta el 24/may, 2014 19:25 Gobernador

@blablablabla » “Soy soldado. Pido permiso para ir a pelear!” 

Esas palabras están sensacionales, esa famosa batalla de Puebla del 5 de Mayo de 1862 fue mérito de Porfirio Díaz Mori, pero como todo en la Historia, te portas mal te quitan tus méritos, esa batalla es de estrategia y  solo había un estratega: El General Porfirio Díaz Mori. Gracias blablablabla por recordarme esa célebre frase y por tu participación. Saludos 

 

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



5
autor apologeta el 24/may, 2014 20:56 Gobernador

@apologeta: Continua esta historia con ¿Quién fue Juana Catalina Romero?

 México (Aunam). Francie Chassen-López explicó la historia y mitos de Juana Catalina Romero, durante la conferencia Poder y género en el siglo XIX: La historia extraordinaria de Juana Catalina Romero, cacica de Tehuantepec en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL).

Juana Catalina Romero nació en 1837 y falleció en 1915, contribuyó a la construcción de la nación mexicana “porque sus logros a nivel regional contribuyeron directamente al proyecto liberal de la construcción del Estado nacional y la modernización de México”, afirmó Chassen.

También comentó que algunas veces se reconoce a las mujeres por sus propios méritos, pues “más bien se atribuye su éxito a su belleza o a sus amoríos con hombres prominente”. Al respecto mencionó la caracterización de los enemigos de Juana Catalina, que la veían como una fémina ambiciosa e incluso como una bruja, que por medio de sus dones atrapaba a los hombres influyentes. En la construcción histórica de la nación, dijo, se observa como una acción realizada sólo por hombres, e hizo énfasis en no pensar en la ideología de las esferas de poder, donde se encuentra por un lado al hombre en el espacio público y la mujer en el doméstico.

Con respecto a ello, la doctora Fancie Chassen, resaltó en gran medida el papel de Juana Catalina como una mujer que se involucró en el espacio público, siendo la mujer más rica de Tehuantepec, Oaxaca. Explicó la relación y fidelidad que tuvo esta mujer con el general Porfirio Díaz. Juana Catalina se especializó en el comercio textil por lo que pudo viajar a Europa para investigar sobre la importación de textiles. En 1891 el boletín del Estado de Oaxaca hizo una lista de los más prominentes comerciantes de Oaxaca y Juana Catalina fue la única mujer. También en 1909 fue la representante y corresponsal del Banco Nacional de México (Banamex) en Tehuantepec.
Además invirtió en la agricultura interesándose en la industria azucarera, por lo que importó maquinaria y tecnología de Alemania y Estados Unidos, siendo parte de la modernización. Así 1904 y 1908 el azúcar producida por su industria la llevó a ganar reconocimiento mundial. Todo ello llevó a Juana Catalina a ser la cacica de Tehuantepec, Oaxaca.

La testamentaría de 1916 demuestra que la fortuna de esta cacica ascendía a 467 mil pesos en esa época. Junto al poder secular financió la renovación del palacio municipal, rehizo el piso de la catedral con mármol traído de Italia, entre algunas otras acciones, como el apoyo a la salud pública. También hizo dos escuelas católicas, una para hombres y la otra para mujeres. Para 1913 financiaba la educación elemental en la ciudad de Tehuantepec; instituyó el sexto año de primaria antes que el Estado; otorgó becas para quienes quería proseguir sus estudios.
Concluyó que las facetas de la vida de Juana Catalina revelan los roles de las mujeres en el siglo XIX, comentando que aquellas féminas tuvieron un papel importante para en la modernización, la vida política, social y la construcción de la nación mexicana.
La doctora y profesora de la Universidad de Kentucky, Fancie Chassen-López, especialista en el México del siglo XIX y en América Latina, se manifestó agradecida por la invitación a realizar esta conferencia en la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la UNAM, lugar donde también ejerció sus estudios.

Continuará esta Historia....

Foto: Juana C. Romero y Porfirio Díaz

Siguiente Foto: En el Ferrocarril Nacional del Golfo de Tehuantepec, sobre el puente del río Tehuantepec.

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



6
autor apologeta el 24/may, 2014 23:32 Gobernador

@apologeta: Continúa esta historia de Juana C. Romero y Porfirio Díaz.

La mamá grande de Tehuantepec, doña Juana Catalina Romero, nació en el año de 1835 en Tehuantepec, Oaxaca. Fue una india Zapoteca de piel bronceada, esbelta, joven y de muy buena talla que a los blancos les encantaban, sus corazones no resistían adorarla mentalmente, toda la población la conocían como la didjaza que en zapoteco quiere decir “la Zapoteca”. El pueblo de Tehuantepec la respetaba, teniéndola como una bruja, conocedora de hierbas, sortilegios y brebajes, capaz de hacer florecer un botón de rosas para encender la pasión del amado, con sólo pronunciar tres palabras o comunicarse con los nahuales o espíritus del monte Rayudija.

El conde francés, tardó meses en disipar el recuerdo de Juana Cata que gracias a su “atole real” de los antiguos señores, había sanado de una peligrosa enfermedad de fiebre y cuyas profecías sobre la compañía luisianesa de cumplirla ante sus propios ojos; el conde tardó meses en olvidarla y le dedicó largos capítulos de su Voyge L’Istme. (Viaje por el Istmo).

En 1861 llegó un hombre a Tehuantepec que nunca la olvidaría el capitán “Porfirio Díaz”. Ella fue con plena seguridad su informante y con toda posibilidad su gran amor, en el tiempo que fue gobernador y comandante militar en el Istmo. Según una leyenda tal vez inexacta pero si muy significativa; el general Porfirio Díaz siendo Presidente de la República logró que la empresa ferrocarrilera Transísmica desviará su ruta para que la vía pasara a dos metros del chalet estilo francés construido exprofesamente por órdenes del general Porfirio Díaz.
Doña Juana Cata ayudó mucho al capitán Porfirio Díaz durante su campaña militar.
Juana Catalina Romero, aprendió a leer y escribir a la edad de 30 años, para poder leer personalmente y contestar las cartas de su amado Porfirio. La falta de educación de su pueblo, la impulsó a fundar dos escuelas, una de varones y una de monjas teresiana para niñas. Los religiosos franceses regresaron a su país en 1914, mientras las monjas teresianas fueron muriendo de fiebre amarilla, por último llegaron las madres Josefinas que ya tienen mas de ochenta años en Tehuantepec.

Doña Juana Cata, la mamá grande sostenía a las dos escuelas para que su gente se cultivara, para ello fundó una escuela de enfermería y murió con el deseo de fundar un centro escolar de artes y oficios.

Juana Cata Trabajó el añil de un color azul y los mandaba a Oaxaca donde lo compraban los alemanes, así como el cacao. Juana en sus viajes a Europa trajo telas para el traje de los tehuantepecanos. Se recuerda que en las fiestas del centenario de la independencia mandó a su amado Porfirio Presidente de México una delegación de tehuanas; a partir de entonces se empezó el culto por la sandunga, vistiendo las tehuanas prendas floreadas netamente istmeñas. Lupe Vélez la artista en la película la sandunga se vistió de tehuana y año mas tarde el rostro de una tehuana quedó estampado en los billetes de diez pesos.

Doña Juana Catalina Romero trajo de Viena, encajes y telas gruesas de Manchester para el traje de los hombres. La mamá grande llegó a ganar el premio principal en Londres “El cristal Palaceaward” por el azúcar que mandó a concursar; así como en la feria de San Luis Missouri, EUA, obteniendo el primer lugar en ambos concursos.

Doña Juana Catalina Romero, nunca se casó, cuando el capitán Porfirio Díaz, la pidió en matrimonio, ella le dijo, dame tu mano derecha Porfirio, al tenerla entre las suyas le dijo; No puedo casarme contigo Porfirio, por que tu tienes una misión muy importante que cumplir en la vida y con la Nación pero siempre te amaré.

Y sigue continuando esta historia....



                                    imagen

 

 

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



BUENA HISTORIA

7
autor R083R7 el 25/may, 2014 20:44 Gobernador

@apologeta »  Espero la continuación. Está interesante. Salu2.-

R083R7



8
autor apologeta el 25/may, 2014 20:44 Gobernador

@apologeta: Continúa la Historia de Juana C. Romero.

El supuesto romance fue recreado en El vuelo del águila, telenovela histórica grabada en 1994 y dirigida por Jorge Fons, cuyo guión --escrito por Krauze y Fausto Zerón Medina-- gira en torno a la trayectoria del general Díaz. La serie desata la furia de los istmeños quienes enviaron centenares de cartas a los directivos de Televisa para protestar porque era una ofensa. Los ánimos solo se calmaron cuando Krauze ofreció disculpas públicas al pueblo de Tehuantepec.

Oro enterrado

Si bien la tradición oral insiste en vincular sentimentalmente a "la Didjazá" con Díaz, la investigadora del Departamento de Historia de la Universidad de Kentucky, Francie R. Chasen (quien dedicó un lustro a investigar la vida de la enigmática oaxaqueña) concede la razón a los tehuantepecanos, pues no existen pruebas concluyentes de aquellos supuestos amoríos. En cambio no cabe duda de que la cacica fue confidente de Díaz y que sin su ayuda el militar tal vez no habrí­a triunfado en las batallas que le valieron el ascenso a coronel luego de dominar el Istmo. Amorosa o no, la relación fue estrecha y duradera: años más tarde, ya presidente de la república, Dí­az ordenó que la vía del ferrocarril transístmico pasara a 2 metros de la casa de Juana Cata y que hiciera parada a unos metros de un almacén propiedad de Romero.

Pero Díaz no fue el único militar con quien la oaxaqueña llevó una intensa relación. Durante la intervención francesa se hizo amante del coronel Remigio Toledo, también originario del Istmo, quien abandonó la causa liberal para pasar a las filas del emperador Maximiliano, tanto por conveniencia económica como por decisión de los tehuantepecanos (todavía incomodados al hablar del tema, quizá porque los de Juchitan, con quienes mantienen rivalidad, apoyaron a los liberales).
Cuando el ejército imperial fue derrotado, Toledo se exilió en Guatemala. Juana Catarina no lo siguió, pues el amorí­o había terminado poco antes; no obstante se hizo cargo de las 2 hijas de Remigio. Ella nunca se casó ni tuvo hijos propios. La investigadora Chasen retoma la hipótesis sobre la fortuna de Juana Cata, según la cual ésta tuvo su origen en un cargamento de oro recibido por Toledo para avituallar tropas. El militar enterró el metal con la esperanza de recuperarlo más tarde, pero murió acribillado en 1871 mientras merodeaba por Tehuantepec, sumado a los impugnadores de la reelección presidencial de Benito Juárez. Se dice que la propia oaxaqueña lo delató. Chasen asegura que la anécdota no deja de tener ironí­a, pues en 1898 unos peones de la cacica encontraron 1,225 pesos de plata. Según consta en un acta notarial hoy en poder del Juzgado de Primera Instancia de Tehuantepec, ella regresó el dinero al antiguo dueño de la casa, el comerciante Thomas Woolrich, enemigo jurado de Dí­az durante la guerra de Reforma.

Correspondencia poderosa

Chasen también apunta la posibilidad de que Díaz enriqueciera a su amiga desde la Presidencia de la república. En cualquier caso, la bonanza trasformaría a Romero en una señora con cierto grado de refinamiento. Desde entonces se hizo llamar doña Juana C. Romero, dejó los trajes autóctonos pava vestir como señora de sociedad e hizo suyo el lema "Instrucción y religión".

Poco antes había aprendido a leer y escribir --sus primeros libros fueron un manual de urbanidad y la novela Madame Bovary.

Alguna información la he conseguido verbalmente, por personas nativas de Tehuantepec, como la familia Woolrich y que aun tengo contacto con una de las bisnietas del Sr. Thomas Woolrich. En la próxima publicación daré la bibliografía de este tema.

Foto: Mi amiga Oralia Woolrich, su novio y yo, en las ruinas de Guiengola. Enero de 1979

Siguiente: Ruinas de Guiengola en Tehuantepec, Oax.

 

 

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



9
autor apologeta el 26/may, 2014 12:49 Gobernador

@apologeta: Quiero agradecer a todos los que han leido esta historia, de una gran mujer querida en Tehuantepec y parte del Istmo, del que soy una parte de esa tierra, pues una de mis hijas y mi querida esposa son nativas de esa tierra de hermosas mujeres, son "Shuncas" así se les dice a las nativas de Salina Cruz, Oax. a 30 km. de Tehuantepec, en zapoteco significa la más pequeña, la más dulce y la más hermosa. Salina Cruz es la ciudad más joven del Istmo. Esa tierra es el otro México desconocido. Siempre que tengo oportunidad voy a la "Vela Paulo", los Paulo son los fundadores del puerto de Salina Cruz, soy un invitado especial de esta fiesta que dura una semana. Quiero agradecer a la familia Woolrich por tantos años de amistad y por ser parte de esta historia.

Extraje información complementaria de:

Mariana Anzorena (revista Muy Interesante)

Enrique Krauze (Porfirio Díaz, místico de la autoridad)

Gabriela Ma. de los Ángeles Cagigas R.("La Didjaza", novela Histórica)

AUNAM noticias

Y por supuesto a mi siempre amiga Oralia Woolrich, quien me aportó datos desconocidos por mi.

Foto: Oralia y sus primas, hermosas mujeres son las istmeñas.

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



Porfirio......es satanizado.

10
autor Cuatechihuas el 14/jul, 2014 19:18 Ciudadano distinguido

@apologeta » Muy interesante el tema de este político que siempre ha merecido mi respeto. A Porfirio Díaz, la historia le ha coqueteado un sinumero de aventuras, de avatares, pero en general lo ha maltratado. Pero como la "historia", es en extremo veleidosa, tendríamos que darle su lugar, su tiempo, su reconocimiento y tambien su crítica a Don Porfirio. Nada hay en su biografía, (aun la oficial), que le otorgue la condenatoria sentencia de traidor, mal mexicano, antipatriota, o arribista. Los asegunes para Don Porfirio tienen muchas vertientes. Yo tengo mi propia historia de él. Y no es condenatoria. Este tema, manejado con mucho tino por apologeta, trata de otra faceta de la vida de este hombre, pero ya estando en puerta su centenario luctuoso, deseo transcribir algunas facetas que "El Mitófago" señala acerca de él.

 

Un día como hoy en 1915 Porfirio Díaz falleció en Paris. Pocos mexicanos saben sobre sus últimos años de vida en Europa.

1) Porfirio Díaz fue escoltado por el general Gustave Leon Niox hacia la tumba de Napoleón Bonaparte. En seguida, Noix le dio la espada de Bonaparte a Díaz, quien emocionado dijo “soy indigno de ella”, a lo que el francés respondió “nunca ha estado en mejores manos.

2) Porfirio Díaz fue a Berlín, a una carrera de caballos. El kaiser Guillermo II de Alemania se enteró de su presencia y mandó que lo llevaran a su palco. Porfirio Díaz llegó y se quitó el sombrero. El kaiser le respondió: “Por favor, de ningún modo, soy yo quien tiene que descubrirse ante un gobernante tan grande y un hombre tan importante para América”.

3) A sus 80 años aún tuvo el ánimo para viajar a Egipto.

Diaz_12

4) Era respetado en Europa por pacificar y modernizar a México tras 70 años de guerra civil y dos intervenciones extranjeras.

5) Cuando se enteró de la muerte de Francisco I. Madero, lejos de alegrarse, se entristeció de su asesinato, augurando días tristes para México (tenía razón).

Diaz_08

6) A diferencias de su vida de lujos en México. Porfirio Díaz tuvo una vida modesta en un pequeño departamento en la ciudad de París.

7) La soledad marcó la vida final de Porfirio Díaz, solo su esposa su hijo y nuera estuvieron con él durante su muerte.

Repito.....nuestra historia, muchas veces se prostituye. Se va a la conveniencia patriotera o politica del momento en que se escribe y allí ya entran los asegunes.......Porfirio fue un político como tantos hoy tenemos y hemos tenido, lo único certero, es que hoy 100 años despues de su muerte, sigue en la pólemica........y yo me pregunto: cuantos de nuestros infaustos políticos darían lo que fuera, por tener algún reconocimiento, por pueril que sea, para que pasen a ser una mínima parte de lo que este hombre da para la crítica.......???????

PD. Hay disculpe compañero apologeta, que haya desviado un poco el tema.......no creo que a Don Porfirio le moleste. Saludos.

Hoy decido......ser feliz.



11
autor apologeta el 19/jul, 2014 00:10 Gobernador

@Cuatechihuas » Fino amigo, te saludo y muy de acuerdo con tus comentarios, realmente a Porfirio Diaz no se le ha dado el valor real. Me dí cuenta de ello estando en el Istmo de Tehuantepec, más exacto en Salina Cruz, Oax. Conocí el dique seco, para reparación de barcos de alto calaje que Porfirio Diaz lo mandó contruir con la compañia inglesa Pearson, el único en todo el Pacífico hasta hace algunos años y que sigue funcionando actualmente. Ahora ya en Guaymas, Sonora hay otro. Porfirio ya tenía en mente, hacer un "canal de Panamá" pero terrestre, para comunicar el Pacífico y el Atlántico (Golfo de México). Construyó el Ferrocarril en México.

Gracias ´por tus comentarios y recibe saludos.

LA VELA PAULO

https://youtu.be/Im5Ic71A1eo 

 

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



12
autor apologeta el 10/sep, 2016 21:16 Gobernador

Publico la renuncia de Don Porfirio Díaz a su cargo como Presidente de México, cosa que debería hacer nuestro Presidente Peña Nieto y para que no batalle, que la copie, al cabo es su especialidad el plagio.

Saludos

                            imagen

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



13
autor apologeta el 5/nov, 2018 21:41 Gobernador

@Cuatechihuas » Cuatechihuas, te va un poco más ampliado lo que tu has comentado, que me pareció excelente:  

Los últimos días de Don Porfirio… "El Soldado de la Patria"

Llegaron de Biarritz en un paseo que para Don Porfirio había sido agotador, por fin en su casa, un pequeño departamento rentado en Avenida del Bosque de Bolonia, (hoy Avenida Foch) a cien metros del Arco del Triunfo. Se sentía cansado, le dolían las piernas, le zumbaban los oídos y estaba mareado.

Carmelita cariñosa y atenta como siempre le dijo: —"Descansa Porfirio, en una hora estará la comida". Cuando llegaron de México los habían acompañado dos muchachas oaxaqueñas que se encargaban (bajo la supervisión de Carmelita) de preparar los platillos que tanto le gustaban al general. Esas manos oaxaqueñas y ese sazón que Porfirio recordaba con cariño; añoraba a su madre doña Petrona Mori Cortés cuando hacía tortillas en el comal y le preparaba unos frijolitos de Etla, pobremente, pero para él era un banquete exquisito, como extrañaba a su madre, a su hermano Félix, a sus hermanas, a su Oaxaca, a su México.

Cuando llegó a París en junio de 1911 fue recibido por el gobierno de Francia como si aún fuese presidente, con todos los honores. A su llegada se hospedaron provisionalmente en el Hotel Astoria y más adelante rentaron un pequeño departamento en Avenida del Bosque (hoy Avenida Foch).

Inmediatamente recibió una invitación del general Gustave Niox ( que había sido prisionero del general Díaz en la invasión francesa), el general Niox lo invitaba a conocer en el mes de julio de 1911, el Hospital de los Inválidos hoy Museo del Ejército, ahí se encuentra la tumba del emperador de los franceses Napoleón Bonaparte; cuando el general Niox puso en las manos de Porfirio la espada de Napoleón éste dijo: "No soy digno de tomarla", el general Niox contestó: " En mejores manos no podría estar "

Fue también a Egipto, donde fue recibido con los honores correspondientes, y cuando visitó Alemania y el Káiser se enteró que ahí se encontraba el soldado que cincuenta años antes había derrotado a los franceses, pidió que Don Porfirio se sentara a su lado. Al llegar el general hizo el intento de descubrirse la cabeza y el Káiser se lo impidió diciendo: " Soy yo quien debo descubrirme ante vuestra excelencia”.

Cuando estaba en París le gustaba dar caminatas con su hijo Porfirito o con sus nietos Porfirio y Lila, Lila era una nieta muy consentida por él, la acompañaba a misa en la Iglesia Saint Honoré en la Plaza Víctor Hugo, se sentía orgulloso de ir de la mano de una niña tan dulce e inteligente. Cada ocho días alquilaba dos caballos para pasear con su hijo Porfirito en el Bosque de Bolonia —Como le recordaba el Bosque de Chapultepec de su México—

En los siguientes días Don Porfirio no pudo levantarse de la cama, se sentía mareado, le dolían las piernas… Aun así, leía periódicos en francés y contestaba correspondencia de México, le preocupaba que su patria sufriera una nueva invasión con tanta guerra.

"El peligro está en el yanqui que nos acecha" decía…

Carmelita mandó llamar al doctor del barrio quien recomendó reposo y una dieta ligera.

Don Porfirio no quería estar acostado, le pedía a Carmelita que lo ayudara a sentarse en un sillón cerca de la ventana y ahí estaba por horas. . . de repente preguntaba: ¿ No hay noticias de Oaxaca?

—Ya la caña ha de estar de éste tamaño, lista para cortarse—

"Carmelita, te encargo que si muero, me lleves a mi Oaxaca"

"Quiero que mis huesos descansen donde está mi madre"

Carmelita aparentando una sonrisa le contestaba: "No digas eso Porfirio, te vas a poner bien"

"No hables de esas cosas por favor"

A solas Carmelita se inundaba en sus propias lágrimas, ¿Qué iba a hacer ella si le faltaba su esposo, su Porfirio, el hombre con el que el próximo noviembre cumpliría 34 años de casados?

Toda su vida había estado junto a él, desde que tenía 17 años y habían contraído matrimonio en noviembre de 1881, el hombre que era un roble y al que había aprendido a querer con todo su corazón.

Los días de junio de 1915 transcurrieron y estando el doctor presente  Carmelita lo llevó aparte ¿Doctor, cómo ve a mi esposo?

"Siento mucho decirle esto señora, pero la arteriosclerosis avanza rápidamente"

Carmelita muy mortificada despidió al médico.

Prohibía Carmelita que al general le hablaran de México, sabía que se preocupaba y prefería que estuviera tranquilo.

¿Cómo va lo de México?

—Bien Porfirio, todo mejorando —

En 1915 fue la etapa más cruenta de la dichosa "revolución", miles de muertos, epidemias, hambre, no había alimentos, cada grupo revolucionario hacía sus propios billetes, hacían lo que les daba la gana; de la prosperidad y el esplendor del porfiriato ¡no quedaba nada!

El 26 de junio, el general sintiéndose muy mal pidió que fuera un sacerdote.

En la iglesia Saint Honoré había un sacerdote muy comprensivo, además a esa iglesia era a la que asistía Carmelita y toda la familia pues quedaba a unos doscientos metros de su casa. El servidor de Dios aceptó de buena gana ir a oficiar la misa a la cama del enfermo, el general se confesó, comulgó y se puso en paz con Dios.

El día 2 de julio era viernes, Porfirio ya muy enfermo sentía que la vida se le iba. Recordaba cuando era niño y le hacía carritos de madera a su hermanito Félix, era buen carpintero, también buen armero, —él se hizo su propia pistola con retazos— se acordaba también de la guerra, de Puebla, de sus triunfos, se arrepentía de todos los hombres que había matado en esas guerras, pero así eran las cosas. Venían a su mente los recuerdos al lado de Delfinita, de lo que sufrió por la muerte de sus hijos, también recordaba a todos sus amigos, que ya se habían adelantado, cuando hombro con hombro lo ayudaron a levantar el país, su México, ese México por el que dos veces fue herido y otras enfermó de tifoidea, ese México que amó más que a su propia vida y que nunca le pudieron arrancar del corazón.

¿Qué dices Porfirio?

Más tarde no se le entendía nada, decía Oaxaca, nombraba a su madre. El habla se le fue acabando. A las 6 con 32 minutos de la tarde el doctor dio la fatal noticia:

"Don Porfirio ha muerto"

Sus últimos momentos estuvo rodeado de su familia, Porfirito, su esposa María Luisa, sus nietos mayores… Un sollozo se escuchó y todos por respeto guardaron un silencio sepulcral. . . era Lila, su adorada nieta que pedía a Dios que no fuera cierto.

¡Mi papá grande no!

¡Dios mío, mi papá grande no! Carmelita, con ternura que la caracteriza la abrazó y enjugó las lágrimas de la niña, que ya era una jovencita, pues en mayo pasado había cumplido 13 años.

Porfirito se encargó de ir a dar fe ante las autoridades del deceso de si padre, el cuerpo tenía que ser llevado a preparar inyectándole sales porque iba a ser embalsamado, esa noche del viernes Porfirito no durmió y al día siguiente la casa se llenó de militares y representantes del gobierno de Francia.

El general Gustave Niox que había puesto en sus manos la espada de Napoleón trajo una guardia de militares a pesar de que estaban agobiados por el acecho de la Primera Guerra Mundial; todos querían con mucho respeto hacer guardia de honor ante un gran hombre, un gran mexicano.

El martes en la mañana se trasladaron a la iglesia Saint Honoré, el cortejo fúnebre recorrió las calles en un carruaje con caballos negros e infinidad de flores. En la iglesia se ofreció la misa de cuerpo presente y fue despedido —no en su patria— pero si por toda su familia y franceses  que lo admiraron hasta el fin. Por las consideraciones que le tenían a Carmelita por ser una devota cristiana, le permitieron que ahí mismo en la iglesia iba a descansar su esposo.

Ella había pensado que nada más que mejoraran las cosas en México, regresarían. Pero no fue así, la revolución que supuestamente inició Madero para derrocar a Don Porfirio, no terminó con la renuncia del general; ésta duró veinte años.

En 1921, a seis años de estar el general en la cripta de la iglesia Saint Honoré, Carmelita se dio por vencida y compró un terreno en el Panteón Montparnasse a donde llevó a su esposo en diciembre de 1921.

Compañeros foristas: Hablemos del General Díaz a nuestros hijos y a estos gobiernos sordos y ciegos que nos han mal gobernado por más de cien años.

¡Queremos reconocimiento del General!

¡Que viva el Soldado de la Patria!

¡Que viva el mejor presidente de México!

¡Que viva Porfirio Díaz Mori!

ASÍ ERA PORFIRIO DÍAZ!!

Foto de la cripta de Don Porfirio Díaz Mori.

                                          imagen

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



Más escritos de Cultura

A 80 años del Inicio de la Segunda Guerra Mundial

Escrito el 01 de septiembre 2019 por Nostromo

RUEDAS… PORQUE RUEDAS!!

Escrito el 30 de julio 2019 por apologeta

LA HISTORIA DE LA SANGRE… RH NEGATIVO

Escrito el 12 de julio 2019 por apologeta

Como ha cambiado La Laguna en estos 10 años.

Escrito el 21 de junio 2019 por Cruzito18

Describiendo a Shakespeare en su Escenario

Escrito el 22 de mayo 2019 por Nohemi22

Hermila Galindo y la Revolución de las Mujeres en México

Escrito el 21 de abril 2019 por Nohemi22

¡QUE MI NOMBRE NO SE BORRE EN LA HISTORIA!

Escrito el 07 de abril 2019 por Nohemi22

Los chairos y la ortografía

Escrito el 09 de febrero 2019 por Lagunerohastalamuert

Los Grandes Acontecimientos… en 50 Años!!

Escrito el 04 de febrero 2019 por apologeta

Los Objetos de la Historia

Escrito el 22 de enero 2019 por GVC2107

LA PAPA… La Salvadora de Europa!!

Escrito el 18 de diciembre 2018 por apologeta

Recordando… Los Héroes Desconocidos!!

Escrito el 14 de diciembre 2018 por apologeta

El cascanueces

Escrito el 12 de diciembre 2018 por ToRo

Jesús González Herrera

Escrito el 07 de octubre 2018 por camarada06

HISTORIA DE TORREON

Escrito el 01 de octubre 2018 por camarada06

Lenguaje inclusivo, "todes" tenemos una opinión.

Escrito el 27 de septiembre 2018 por Nostromo

EL MAR…Y LA SAL

Escrito el 25 de septiembre 2018 por apologeta

De Leñador a Presidente… Lincoln!!

Escrito el 06 de septiembre 2018 por apologeta

CARMEN MONDRAGÓN ES: NAHUI OLIN.

Escrito el 26 de agosto 2018 por Nohemi22

El hombre que transformó a Japón… WILLIAM EDWARDS DEMING

Escrito el 08 de julio 2018 por apologeta



¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!


Foros de el Lector en El Siglo de Torreón.