Acceder al foro

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
Monday 8 de February de 2016 21:13

Una entrevista con Robert Louis Stevenson

Quiero presentarles amigos foristas, a mi invitado de honor que he admirado desde niño y por siempre…me hizo viajar en la Hispaniola. Mi primer libro de aventuras “La Isla del Tesoro”.

Se le conoce principalmente por ser el autor de algunas de las historias fantásticas y de aventuras más clásicas de la literatura juvenil, como La isla del tesoro, la novela histórica La flecha negra y la popular novela de horror El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, dedicada al tema de los fenómenos de la personalidad escindida y que puede ser clasificada como novela psicológica de horror. SÍ, ÉL ES…ROBERT LOUIS STEVENSON.

Pero en esta entrevista no nos enfocaremos en ninguna de sus novelas…nos dedicaremos a la dura realidad de la vida que pueden ser menos reales y menos duraderas que los sueños acariciados. Quiero comentar que nuestro personaje, desde su infancia, su débil cuerpo se vio atacado por el oscuro pirata de la Muerte, y hubo que luchar contra ella en un combate sin cuartel. Él, que anhelaba ser un hombre de acción, parecía destinado a pasarse la vida en una silla para inválidos; sin embargo, no fue con la espada, sino con su pluma, con la que consiguió abrirse un camino hacia la libertad, enamorar a la elegida de su corazón, navegar los siete mares y, por fin…encontrar su propia isla del tesoro.

-Caray, señor Stevenson, estoy tan emocionado que no sé por dónde empezar…pero qué tal si empezamos desde su niñez. ¿Cómo era ese niño con toda esa imaginación?

-Gracias señor Polo, por su invitación y por sus palabras que no pudieron ser más certeras. Y empezaré por decirle a usted y a los foristas que desde niño, me gustaba dibujar mapas de imaginarias islas lejanas y escribir historias de aventuras. A causa de mi organismo enfermizo, me pasaba la mayor parte del tiempo en cama, donde hacía marchar a mis soldaditos, arriba y abajo…“por las apacibles llanuras de la colcha”. A veces me asomaba a la ventana desde mi casa en Edimburgo, donde nací en el año de 1850, para ver a mi amigo Leerie, el farolero. Recuerdo que cuando subía las escaleras, camino a la cama, iluminándome con una vela, y sentía en mi cabello, el “aliento del duende”, era lo que más odiaba…el furioso soplo del viento y que apagara mi vela.

De todos mis sueños y experiencias infantiles iba a florecer “A Child’s Garden of verses” (Jardín de Versos) y desde entonces, los niños de muchos países, pero sobre todo los de habla inglesa, han encontrado un compañero inolvidable de sus ratos de ocio. Mucho me inspiré en los cuentos que me narraba mi bondadosa niñera Cummie, de duendes y relatos sangrientos de la historia de Escocia.

-Muy bien señor Robert Louis, ahora continúe con la narración…pero cuando ya era usted un poco mayor o sea, de joven.

-Bien señor Polo, le diré que nadie me llamó Robert…solo Louis. Le contaré que cuando fui un joven, mi padre que era constructor de faros, me llevó en sus viajes de inspección por las costas borrascosas de Escocia. Estos recorridos introdujeron en mi tintero…las olas, la tormenta y los naufragios de muchos cuentos futuros.

Mi padre Thomas Stevenson, esperaba que yo siguiera sus pasos y fuera un ingeniero civil, pero yo no fui un buen estudiante. A menudo me iba de “Pinta”…como ustedes dicen y vagar por las calles de Edimburgo, y de esta forma llegué a conocer a toda clase de hombres, desde los vagabundos hasta los grandes señores. Durante todo ese tiempo salían de mi pluma páginas vigorosas, alegres…y llenas de faltas de ortografía. Mis profesores de inglés en la universidad de Edimburgo manifestaron que nunca llegaría a ser escritor.

Como no quise ser un ingeniero, mi padre quiso que estudiara leyes y accedí a ello…pero mi enemigo de la infancia reapareció. El médico escuchó claramente con el estetoscopio las primeras débiles señales de aquel visitante, temido durante tanto tiempo y fui enviado a tomar el sol a la Riviera francesa. Había comenzado la persecución del “sangriento Jack”, como le llamé a la tuberculosis, que duraría veinte años, persiguiéndome a lo largo de más de 30 mil kilómetros.

ESTA ENTREVISTA CON ROBERT LOUIS STEVENSON…CONTINUARÁ

Foto: Portada de la primera edición ilustrada de “La Isla del Tesoro” publicada por la editorial Cassell & Company, de Londres.


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 18 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.