Acceder al foro

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
Tuesday 5 de April de 2016 01:15

ENTREVISTANDO AL PRESIDENTE JUÁREZ

“¡Margarita! Esta corbata…" Es la corbata de moño, de mariposa o de dos alas, que el indio no sabe anudar. Es Benito Juárez que no sabe gobernarse con estos minúsculos aditamentos occidentales, a pesar de que es descendiente de artífices, de joyeros, de portentosa habilidad y pericia manual.

Y Margarita Maza acude solícita y le anuda la corbata en un santiamén, no sin decirle: “Pero, qué inútil eres, Señor Juárez.” Y la voz de la esposa lo envuelve, lo pacifica, lo devuelve a su niñez montaraz, cuando pastor de ovejas, todavía no asoma a su mente la idea de abandonar el pueblo y el lago de su pueblo…

Inicio mi entrevista con una introducción del poeta, narrador y ensayista…Andrés Henestrosa.

Nuestro foro se engalana con el único héroe que tenemos y presumimos en el extranjero. Y además, el único que ha sabido ser un verdadero Presidente de nuestra Nación…Nuestro invitado el Sr. BENITO PABLO JUÁREZ GARCÍA.

- Biu' Ta Benito Juárez, le agradezco que haya aceptado mi invitación ¿y qué le parece la presentación de su paisano el Sr. Andrés Henestrosa?

- Me parece increíble tal presentación de mi paisano, defensor de nuestra lengua zapoteca y que mejor bienvenida me ha hecho usted Sr. Polo.

- Sr. Presidente en esta entrevista deseamos todos los foristas, que nos relate historias poco conocidas o casi desconocidas, es el deseo de este foro El Siglo de Torreón, ser exclusivos.

- Bien Sr. Polo, sé que usted invita Tequila a sus entrevistados, pero en esta ocasión no tomaremos de su Tequila…yo he traído un Mezcal ganador de la Gran Medalla de Oro en el Concurso Mundial de Bruselas y se llama “Mezcal Amores”. Quiero presumir lo de mi tierra.

- Pues adelante Sr. Juárez, conozco de mezcales, viví muchos años en ese gran Estado de nuestro país. Así que iniciamos con la primera pregunta y el primer sorbo de mezcal. Bien entonces iniciamos con la obligada: ¿Cómo transcurrió su niñez Presidente Juárez?

- Como es de todos conocido, nací en el pueblo de San Pablo Guelatao, en el estado de Oaxaca, México, y ese Lago al que se refiere el maestro Henestrosa es “La Laguna Encantada” en la que mi pueblo se refleja, y en el que estuve a punto de morir cuando niño. Allí nací el 21 de marzo de 1806, hace 210 años. Nací indio, es decir, pobre. Tres años tenía cuando murieron mis padres, quedando al cuidado de mis abuelos paternos. Y cuando estos murieron, pasé al de mi tío Bernandino Juárez.

Fui pastor de ovejas mientras llegaba la hora de serlo de hombres. Antes de saber de letras, supe la descarnada verdad del México de mí tiempo: la pobreza, la ignorancia, y la injusticia.

Era indio, nunca dejé de serlo.  Pero muy niño me di cuenta de que para actuar sobre el mundo y cambiarlo a la medida de la justicia, era preciso hacerse de una lengua de alcance nacional, que me permitiera  servir a los mexicanos, todos y no solo a mis coaborígenes, los zapotecas. Esto explicaría el uncioso tesón con que desee por aprender la lengua castellana.

Guelatao era un pueblo corto, carecía de escuelas, ni siquiera se hablaba allí el idioma español. Los padres pudientes mandaban a sus hijos a la ciudad de Oaxaca para que se educaran; los pobres los ponían a servir en las casas ricas, a cambio de que se les enseñara a leer y a escribir. Para mi no había más camino que este último. Y eso era importunar a mi tío para que me llevara a Oaxaca, único sitio en que se podía aprender. Pero los quehaceres de labranza del  uno y los de pastoreo del otro iban aplazando indefinidamente el viaje. Además, me resistía a la idea de separarme del tío querido, dejar la casa que había amparado mi niñez y mi orfandad, alejarme de mis compañeros de infancia, dejar mi pueblo. Era cruel la lucha entre estos sentimientos y mi deseo de ir a otra sociedad, nueva y desconocida, para procurarme educación. Pero pudo más mi deseo de instruirme. Al amanecer del día 17 de diciembre de 1818 a los doce años de edad, me fugué de  casa, a pie, rumbo a la ciudad de Oaxaca. Anduve de puerta en puerta preguntando por mi hermana Josefa, cocinera en casa rica. En casa del genovés Antonio Maza, que así se llamaba el patrón de mi hermana, pasé los primeros días, trabajando en una granja, con dos reales de salario, mientras encontraba casa en qué vivir.

- Sr. Juárez…entonces usted llegó a la casa del que sería su futuro suegro.

Sr. Presidente…dejamos esto para mañana y nos echamos unos Mezcales de “Amores” reposado.

ESTA ENTREVISTA CONTINUARÁ…


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 55 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.