Acceder al foro

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
Saturday 20 de May de 2017 23:11

Entrevistando a…Gengis Kan

“Si se borraran de las páginas de la historia los relatos de todas las batallas que ha habido en el mundo, menos los de aquéllas en las que participó Gengis Kan, todavía tendrían los hombres de armas una mínima e incalculable riqueza de dónde sacar la ciencia necesaria para formar un ejército”. Estas palabras fueron expresadas por el General Douglas MacArthur. Según él, el militar no puede aprender su profesión solamente con la práctica. A pesar de que las armas cambian, los soldados profesionales tendrán que buscar en el pasado los principios fundamentales e invariables del arte militar. Y en ningún sitio los encontrará mejor ilustrados que en la vida del emperador de los mongoles, hace 800 años aproximadamente.

Gengis Kan forjó, por medio de sucesivas conquistas, el imperio más vasto que ha conocido el mundo. Se extendía desde las orillas del Pacífico hasta el mismo corazón de Europa, incluía casi todo el mundo conocido y más de la mitad de los hombres que lo poblaban hasta entonces. Karakorum, la capital de Mongolia, era el centro del mundo oriental que amenazaba con aniquilar las fuerzas del cristianismo.

Sr. Gengis Kan, emperador de los mongoles…bienvenido a este Foro de El Siglo de Torreón, único en este tipo de entrevistas. Quisiera darle importancia a sus tácticas y armas de guerra en esta entrevista que muy poco se conocieron. Kan, ¿Qué le parecieron las palabras del General MacArthur sobre usted?

-Gracias Don Polo por su invitación a este foro, a sus foristas y lectores también. De plano tuve que aparecerme para que fuera su siguiente entrevistado, Don Polo. Le diré que el General MacArthur no estaba tan perdido, él sabía reconocer “la clase de la melcocha” de un guerrero. Fui un estratega nato, como lo fueron sus Generales Pancho Villa y Porfirio Díaz aquí en México…e igualmente de sanguinario. Pero a diferencia de Villa, Díaz y Napoleón, jamás tuve una sola derrota en el campo de batalla. Y una diferencia aún más grande…del mismo César y también de Alejandro Magno, ellos debieron sus triunfos en gran parte a sus precursores, que habían creado y perfeccionaron La Legión Romana y La Falange Macedonia del rey Filipo II, padre de Alejandro. Yo tuve que fabricarme mi  propio instrumento de guerra.

- Emperador Kan, antes de empezar de llenos a sus estrategias y armas inventadas por usted…creo necesario nos diga el significado de su nombre y su verdadero nombre.

- Bien Don Polo…el Nombre Gengis Kan, significa “Soberano Poderosísimo” que yo mismo me di ese nombre. Mi verdadero nombre es Temujén.

- Emperador Kan, platíquenos brevemente a partir de la muerte de su padre y que usted estuvo resuelto a sucederlo como jefe de esa tribu de nómadas feroces que vivían en la estepa.

- Don Polo, mi padre fue envenenado por sus enemigos, yo tenía 13 años de edad, pero ya me consideraba como un gran jinete y habilidoso con el arco. Mis hermanos de tribu no quisieron dar oído a mis pretensiones y los demás jefes resolvieron deshacerse de mi…me persiguieron y acosaron como a una bestia dañina. La historia de aquellos años es una serie ininterrumpida de persecuciones, ardides y celadas. Durante esos años me gané seguidores leales y los antiguos súbitos de mi padre comenzaron a pasarse a mi campo. Antes de cumplir los veinte años fui elegido jefe de mi tribu. Y logré que otras tribus formaran una confederación con la mía.

- Emperador Kan, se le acusa de sanguinario…o de un cruel asesino. ¿Qué nos puede decir sobre esto?

- Don Polo, en este negocio de la guerra…no hay que tocarse el corazón, ni aun siendo de la familia. Yo mataba a los que pretendían compartir conmigo el poder. Le platicaré un ejemplo: Tuve un primo que se llamaba Yamuga, que en los días de adversidad, habíamos dormido bajo la misma manta y habíamos repartido fraternalmente de los pocos alimentos de que disponíamos, eran tiempos difíciles…pero mi primo Yamuga, no conforme con su papel de subordinado, reunió sus propios seguidores. Y nos enfrentamos en una batalla y mi primo fue hecho prisionero por mi tropa y sin inmutarme di la orden de que lo ahorcaran. Otro caso más: Togrul había sido gran amigo de mi padre, e incluso me había protegido cuando era perseguido. Pero cuando viejo Togrul, se mostró renuente a acatar mi jefatura…también di la orden de que le dieran muerte. El refrán reza: Corta las cabezas y el resto te seguirá.

- Emperador Kan, le paramos hoy para que deguste de un Mezcal Chinantla que mi esposa trajo de Oaxaca…un elíxir de los dioses de Monte Albán.

- Le haremos los honores Don Polo…gracias por compartir su mezcal…sé que solo lo comparte con sus amistades muy especiales.

CONTINUAREMOS..

Foto: Gengis Kan con el traje de guerra de los mongoles.

                                               imagen


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 9 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.