Acceder al foro

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
Thursday 6 de September de 2018 22:29

De Leñador a Presidente… Lincoln!!

En esta ocasión, se engalanan nuestros Foros de El Siglo de Torreón, porque tenemos a un invitado muy especial… él es el señor Abraham Lincoln. Uno de los mejores gobernantes que ha conocido jamás el mundo. Bienvenido Presidente Lincoln, a este su Foro, donde el invitado nos narra lo que poco sabemos. Quisiéramos que nos narre lo que está fuera de sus tantas biografías que leemos por el internet. Háblenos de sus raros sucesos que le cruzaron por esta vida. Y la nada fácil tarea de gobernar a su país en esos momentos de la Guerra de Secesión o Guerra Civil de los Estados Unidos de Norteamérica.

Gracias señor Polo, por su invitación y la que con agrado les presentaré sucesos poco publicados durante mi vida. Así que adelante, inicie con lo que crea conveniente, Sr. Polo.

- Sr. Lincoln, qué hay de cierto o es una leyenda urbana, que en 1842 en los inicios de su carrera política y dos décadas antes de ser elegido presidente del país, ¿usted fue retado por un contrincante político a batirse en duelo? Y díganos el motivo.

- Sr. Polo, qué bueno que esa amarga experiencia hubiera sido leyenda urbana como usted lo ha mencionado. Ese fue el incidente personal más significativo en mi vida. Y resultó para mi, una lección de valor incalculable en el arte de tratar a los demás. Le platicaré de una forma somera cómo sucedieron las cosas:

Cuando joven, en el Valle Pigeon Creek, del Estado de Indiana, escribía cartas y poemas para burlarme de los demás, y los iba dejando en los caminos campestres, con la seguridad de que alguien los encontraría. Y así se fue dando hasta después de empezar a practicar leyes como abogado en Springfield, Illinois. Atacaba abiertamente a mis rivales, en cartas que publicaban los periódicos locales. En el otoño de 1842 me burlé de un político irlandés, vano y batallador, que se llamaba James Shields. Lo censuré crudamente en una carta anónima publicada en el Springfield Journal. El pueblo entero estalló en carcajadas. Shields, sensitivo y orgulloso, hirvió de indignación. Descubrió que el escrito era mío y montó a caballo para buscarme y me encontró,  para desafiarme a un duelo. Yo no quería pelear, es más, me oponía a los duelos… pero no pude evitarlo por el menoscabo de mi honor. Pero como yo fui retado, me tocó el honor de elección de armas, así que aproveché mi rara enfermedad, llamada ahora como el Síndrome de Marfan… por mi estatura y de mis brazos extra largos, así que escogí sables de caballería. Tomé lecciones de esgrima con un militar del Colegio de Guerra, la renombrada West Point. Y el día señalado, Shields y yo, nos encontramos en un banco de arena del Mississippi, dispuestos a luchar a muerte. Por fortuna, a último momento intervinieron los padrinos y evitaron el duelo.

Nunca más volví a escribir una carta insultante… nunca volví a burlarme del prójimo.

- Señor Lincoln, que le parece un aperitivo para después continuar.

- Me parece muy bien, que esto apenas se pone interesante señor Polo.

Foto: El duelo de Lincoln y Shields

                                                  imagen

  


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 25 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.