Acceder al foro

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
Friday 14 de December de 2018 19:00

Recordando… Los Héroes Desconocidos!!

El tema será para recordar a nuestros héroes en el olvido como bien lo apunto David Eagleman: “Hay tres muertes: La primera es cuando el cuerpo deja de funcionar. La segunda es cuando el cuerpo es arrojado a la tumba. Y la tercera es ese momento… en algún punto del futuro, cuando tu nombre es dicho por última vez”.

Bueno, empiezo con el primero de mi lista, es un extranjero, pero héroe en México… es un japonés en la Revolución Mexicana. Y ésta es la historia de Kingo Nonaka.

Nacido en la prefectura de Fukuoka, Japón, el 2 de diciembre 1889, el joven Kingo Nonaka llegó a México en 1906, a los 16 años de edad. Su objetivo era trabajar en el cultivo de café en Chiapas. Siguiendo las vías del tren, Kingo logró llegar a Ciudad Juárez, Chihuahua, donde fue adoptado por una mujer que lo mantuvo y le dio educación. Más tarde se enroló como enfermero en la sección de sanidad del grupo maderista y después con los villistas en la famosa División del Norte.

A Francisco I. Madero le curó las heridas de un brazo herido durante el frustrado ataque a Casas Grandes en Galeana. Sacó el cuerpo del general Rodolfo Fierro de las aguas de la laguna de Nueva Casas Grandes. Conoció a Pancho Villa, en lo que Nonaka consideraba “el mejor servicio sanitario de la Revolución Mexicana”. A su lado, participó en las batallas de Chihuahua, Ojinaga, San Pedro de las Colonias, Paredón, Torreón y Zacatecas, entre 1913 y 1914. Fue maderista y villista, reconocido oficialmente y condecorado como Veterano de la Revolución.

“Entre 1923 y 1942, Kingo tomó con su cámara Graflex cientos de imágenes de la Tijuana de los 20’s y principios de los 40’s”… cuenta Rivera Delgado. Kingo Nonaka, conocido ahora como “El Casasola de Tijuana”, fue también un notable fotógrafo, que perpetuó la imagen de la ciudad a la que llegó en 1920.

“Sus fotografías se han convertido en fundamentales para entender la época de la Tijuana de ese tiempo y han dejado una huella imborrable en la historia de nuestra ciudad”, afirma José Gabriel Rivera Delgado, Coordinador del Archivo Histórico de Tijuana. Sus imágenes cotidianas son clásicas y pintan la vida de la ciudad en los años citados. Cuando por motivos de la Segunda Guerra Mundial todos los japoneses de Tijuana fueron trasladados a la ciudad de México, el señor Nonaka fue uno de los fundadores del Instituto Nacional de Cardiología. Pasó sus últimos años en Monterrey… nunca regresó a Tijuana.

Genaro Nonaka García, un historiador de 85 años, quien con una lucidez impresionante cuenta la historia de su padre, Kingo Nonaka, en el libro Andanzas Revolucionarias, donde cuentan también el otro lado de Tijuana, más allá de la Avenida Revolución. El libro nació cuando Genaro encontró casualmente la autobiografía de su padre, un hecho que fortaleció aún más la admiración y el entusiasmo que le despiertan todavía las formidables andanzas de su progenitor.

Continuará con el siguiente héroe desconocido…

Fotos: Kingo Nonaka y en la segunda es señalado con un círculo rojo, a poca distancia de Pancho Villa… arriba de su inseparable carreta, en la toma de Torreón el 2 de abril de 1914.

                                                   imagen  

                      imagen

 


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 2 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.