Acceder al foro

Cultura

Intercambio de información sobre música, lectura, teatro, etc. Apuntes del acontecer cultural en la Comarca y sus fronteras.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
Saturday 30 de November de 2019 16:41

EL TERREMOTO QUE HIZO A UN LADO A DIOS… LISBOA 1755!!

Tal vez Dios estuvo ocupado jugando al ajedrez o a los dados, cuando se dejó venir ese Terremoto y como consecuencia un Tsunami en Lisboa, capital de Portugal. Este terremoto fue uno de los sucesos más importantes de la historia de Europa, de tal forma que cambió el mundo.

Lisboa, es una de las metrópolis más antiguas de Europa; su fundación se remonta a tiempos anteriores a la de Londres, París e incluso la ciudad eterna, Roma. Hace unos 265 años era el centro de un gran imperio, y se decía que el rey portugués, José I, poseía más oro que todos los demás monarcas europeos juntos, procedente de las minas de Brasil y del comercio de esclavos de África Occidental.

Todo pasó El 1 de noviembre de 1755, mientras se celebraban misas con decenas de miles de fieles por el católico Día de Todos los Santos en las cuarenta iglesias, los noventa conventos y los 130 oratorios con que contaba entonces la ciudad, sobrevino un terremoto de al menos 8.5 grados en la escala de Richter. Según el periodista norteamericano Nicholas Shrady, autor del libro The Last Day, sobre esta hecatombe, dice: “De todas las capitales, esta era la que más se asemejaba a una ciudad de Dios en la tierra, que parecía el último lugar sobre el que se podía desatar la ira divina” porque “era una ciudad rebosante de devoción”. Cuya céntrica Plaza del Rossio servía para la quema de herejes por parte de la Santa Inquisición.

Pero, acaso esa gente que estaban en la casa de Dios y en un día religioso, este Dios lleno de amor desataba la tragedia!! Y me pregunto… Y DÓNDE ESTABA DIOS?? O ACASO ERA OTRA SODOMA??

A unos 250 kilómetros de la costa portuguesa, donde nadie esperaba sismos de gran magnitud, se situó el epicentro, y dos placas tectónicas atlánticas chocaron furiosamente sobre las 9:30 de la mañana, provocando el mayor terremoto desde que hay registros en la historia de Europa. Miles de personas quedaron sepultadas bajo los escombros de los edificios e iglesias que se derrumbaron por toda la ciudad media hora después, que fueron la mayoría, y según los testigos, era difícil caminar por las calles sin tropezar con cadáveres y graves heridos tras esta primera devastación.

Primera porque, tras el sismo de seis minutos y a consecuencia de este, pues había desplazado billones de litros de agua marina, un terrible tsunami llegó a Lisboa hora y media más tarde, cuando miles de supervivientes se habían concentrado en la inquisitorial Plaza del Rossio, frente al río Tajo, entre ellos, sacerdotes que instaban al resto a arrepentirse de sus pecados porque, decían, Dios había enviado aquella calamidad por su causa. Una pared de agua de varios metros de altura se abalanzó sobre ellos, que no tuvieron tiempo de refugiarse ni de huir, y los arrastró hacia el mar, llevándose la vida de centenares de personas.

Pero toda esa agua no fue suficiente para apagar cientos de incendios que se habían desatado en la ciudad, pues una cantidad ingente de velas que se habían encendido para la festividad religiosa, y tras el terremoto, el fuego provocado por las velas caídas asolaba Lisboa. Y, cuando se levantó el viento por la noche, los incendios se extendieron, uniéndose hasta formar una gigantesca columna de llamas que, en opinión del historiador estadounidense Mark Molesky, autor del libro This Gulf Of Fire, acerca de este concreto asunto, alcanzó sobre la medianoche la categoría de tormenta de fuego.

Por si todo esto fuera poco, los criminales que habían escapado de las cárceles por las brechas abiertas en los muros debido al terremoto hicieron de las suyas en la ciudad, aprovechando el caos y la anarquía; centenares de ellos saquearon casas, palacios e iglesias, violaron a las mujeres y asesinaron a todo aquel que se les antojó. Y como el cataclismo había sido tal para Lisboa, la necesidad empujó a la población a recurrir incluso al canibalismo para sobrevivir después.

Continuaremos con el Dios que destruyó su casa… y una ciudad entera!!

Foto: Ruinas del Convento do Carmo 

                               imagen

 


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 4 respuestas al foro

1
autor apologeta el 30/Nov, 2019 21:39 Gobernador

En 2004 se hallaron los restos de unas 3 mil personas de toda clase en una fosa común bajo el claustro de un antiguo convento lisboeta de la época, fallecidas durante el terremoto o en las horas siguientes, una pequeña cantidad de los muertos entonces, que fueron alrededor de 30 mil, o sea un 15% de la población total de Lisboa. Según el arqueólogo Miguel Antunes, entre esos restos encontraron pruebas de muertes por aplastamiento, por el fuego y por asesinato, y también del canibalismo. Además, sólo la destrucción por el gran incendio del Palacio de Ribeira, hasta entonces el de los reyes, supuso una pérdida cultural equiparable a la de la biblioteca de Alejandría según Molesky. Portugal perdió la mitad de sus ingresos anuales, y la capital, su relevante papel en el comercio del mundo.

Pero pasó algo muy raro estimados foristas y lectores: el buen montón de prostíbulos situado en una parte de la ciudad no sufrió daño alguno. La gente pensaba que era una extraña demostración de la intervención divina. Y dice Shrady: Los burdeles resistieron y las iglesias se derrumbaron. Y por ello, no sólo se derrumbaron las iglesias, con decenas de miles de fieles en su interior, sino también una forma de pensar sobre el Dios al que le rezaban en ese preciso instante. Y si a los burdeles no se les castigó… entonces no era Sodoma!!

El terremoto de Lisboa fue un acontecimiento decisivo en la historia europea, afirma igualmente Shrady, “porque fue la primera vez que la gente comenzó a cuestionar las causas y la naturaleza de ese tipo de desastres”, hizo a un lado a Dios y contempló la posibilidad de las causas naturales para los mismos. Una chispa de racionalidad que fue, quizá, lo único positivo de esta catástrofe perfecta.

Pero para la historia, Lisboa fue devastada por el terremoto, un tsunami, una tormenta de fuego y los criminales que escaparon!! La destrucción del palacio real supuso una pérdida cultural equiparable a la de la biblioteca de Alejandría… tristemente!!

Qué podemos decir?? Puedes opinar estimado @piporro??

Foto: Pintura sobre el terremoto de Lisboa en 1755

                            imagen

 

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!



2
autor onarvys jose el 1/Dec, 2019 06:59
Visitante distinguido

@apologeta » 

Los terremotos, son sucesos naturales, son obras de la madre naturaleza 

Dios, es padre creador de la madre naturaleza 

Quien, no tiene o tenga el conocimiento ideal, no puede entender la naturaleza, no puede comprender a Dios, menos los anuncios profetizado 

Los anuncios profeticos, tienen pasajes donde explican o revelan sucesos evolutivos del planeta o de la madre naturaleza 

Todo tipo de vida, tiene muerte anunciada, ninguna vida terrenal es eterna 

Al cumplirse los anuncios profeticos, no quiere decir que Dios, haya sido desplazado, haya sido hecho a un lado o superado, todo lo contrario, se cumple las cosas anunciadas por el mensajero enviado por la deidad suprema 

Dios, creó una hora tras otra y dia tras otro, debe terminar o morir un día para que nazca el otro o comience el otro 

El León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido para abrir el libro y sus siete sellos.



3
autor piporro el 1/Dec, 2019 18:22 Gobernador

@apologeta » 

Qué podemos decir?? Puedes opinar estimado @piporro??

jajajaja ese diosito etereo inventado por el hombre para el hombre es una burla que ahora en estos tiempos ya

ni los niños creen,,

saludosimagen

que m



4
autor apologeta el 3/Dec, 2019 16:09 Gobernador

@onarvys jose @piporro »   Dice Onarvys: Al cumplirse los anuncios proféticos, no quiere decir que Dios, haya sido desplazado, haya sido hecho a un lado o superado, todo lo contrario, se cumple las cosas anunciadas por el mensajero enviado por la deidad suprema.

- Onarvys, sí que me has hecho reír. En todos los fenómenos meteorológicos que existieron en la historia y que seguirán sucediendo, nunca tuvieron que ver con un Dios imaginario o deidad suprema. Y más me has hecho reír con tu mensajero anunciando las catástrofes. Aquí los únicos que detectan sismos y tsunamis unos segundos antes, son los científicos.

Y otra cosa, el tema no es de religión… es Historia Universal… Es lo sucedido y de cómo pensaba esa gente ignorante de esos años. Cómo se le puede echar la culpa a algo o a alguien que no ha existido nunca?? Y lo que sí puedo añadir, es que con ese suceso en Lisboa, la gente empezó a quitarse la venda de los ojos… que aún no se la ha quitado totalmente.

Solo imagina hace 20 mil años y más, los nativos de cualquier país le danzaban al Dios volcán para que apaciguara su furia. Los nativos griegos o helenos le hacían ofrendas a Neptuno para que calmara su ira de un huracán y no vayamos tan lejos, nuestros aztecas le hacían sacrificios humanos para tener contento a Huitzilopochtli Dios del sol y de la guerra.

Los grandes desastres naturales, aquellos que traen la destrucción y la muerte, suelen llevar a muchos a preguntarse sobre el sentido de la existencia y a cuestionar la responsabilidad divina en ello, bien culpándola, bien eximiéndola o bien ambas cosas. Algo así es lo que pasó en 1755 después del terrible terremoto de Lisboa y los devastadores efectos que tuvo tanto en la ciudad como en la moral de sus habitantes, cuya confusión teológica quedó materializada en una pregunta: Si todo era un castigo del Señor ¿por qué las iglesias quedaron destruidas mientras los burdeles seguían en pie?

Pero acaso todo lo que sucede aquí en la tierra es voluntad de Dios?? Claro que no, Dios no define nada… es solo un fantasma inventado por el hombre!! Pero la palabra de Dios (la Biblia), dice que Satanás vino a hurtar, matar y destruir, es él quien pone enfermedades, quien causa accidentes, quien vino a dañar (Juan 10:10)… Satanás es otra invención más del hombre al que Dios le echa la culpa de todo lo malo que pasa en este mundo.

Pero este tema no es de dioses y ni mensajeros enviados… es de una catástrofe que afectó a todo un país, y sí, mencioné a Dios porque fue lo que se escribió en su momento. Nunca he creído que los acontecimientos tengan que ver con Dios ni con Satanás y menos con mensajeros enviados por alguien imaginario como ellos.

Ésta es un Historia verdadera… y no fantasmal!!

                                          imagen    

      

¡¡Deja que los perros ladren...es señal de que vamos avanzando!!





¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!


Foros de el Lector en El Siglo de Torreón.