Acceder al foro

La Laguna

Discusión sobre el acontecer diario en la Comarca Lagunera

me
moderador autor Escrito por artillerodel87
Regidor
Thursday 3 de April de 2014 10:52

Oye tu Francisco Villa, ¿qué dice tu corazón?

...Ya no te acuerdas valiente, ¡¡¡Que Tomaste a Torreón!!!

QuenLaLaguna ni quién te recuerde.

http://youtu.be/pIyVn1QYfWU

Del Doctor Corona:

miércoles, abril 02, 2014
La calma previa a la toma
 


El dos de abril, Torreón estuvo en calma


Para darle continuidad al artículo de la crónica de ayer, mencionamos que hace cien años, el jueves dos de abril de 1914, la ciudad de Torreón estaba en calma, aunque sitiada por las tropas constitucionalistas de la División del Norte.  Las efemérides de ese día celebraban una victoria, la del general Porfirio Díaz contra las tropas invasoras francesas. De hecho, así se llamaba la actual plaza de armas de Torreón: “Plaza dos de abril”. Así que el general en jefe del Ejército del Nazas (federal) ordenó un festejo con banda de música para celebrar la victoria sobre las tropas francesas.

Sin embargo, Velasco sabía que ya no podría sostener más la plaza.  Mandó cargar los vagones de los trenes que tenía disponibles. Muebles, equipo civil y militar, familias y tropa. Y así, al resguardo de una fuerte, melancólica y cegadora tolvanera, los trenes federales abandonaron Torreón para ir a encontrar su destino. La ciudad se encontraba en silencio la noche de aquél jueves dos de abril.  El viernes tres por la mañana, la División del Norte ocuparía nuestra ciudad, ya sin resistencia alguna.

El genio militar innato del general Francisco Villa es incuestionable. A ese genio se sumaron las tretas aprendidas durante sus años mozos, y por supuesto, la vasta experiencia de los hombres norteños, que por siglos lucharon de manera continua contra los apaches y comanches. El norte poseía una “cultura de la guerra”  que se basaba en la estrategia de la guerra de guerrillas. No es de extrañar que los caudillos insurgentes (Hidalgo, Allende) hayan sido capturados en las tierras de Coahuila, mediante una treta llamada por los militares actuales “cola de mico”. Tampoco es de llamar la atención que de nuestras tierras septentrionales hayan surgido tantos buenos generales de la revolución.

Y para hablar de los múltiples festejos que se llevarán a cabo en nuestra ciudad, para conmemorar la toma de Torreón 1914-2014, particular relevancia tendrá la declaratoria de “Ciudad Heroica” y “Sitio Histórico de Interés Nacional” que el Cabildo de Torreón proclamará en sesión solemne.





El antecedente inmediato lo ubicamos el 21 de octubre de 2010, cuando la Comisión de Ciudades Heroicas de la Asociación Nacional de Cronistas de Ciudades Mexicanas (ANACCIM) distinguió a Torreón con esos títulos. En esta ocasión, tres de abril de 2014, centenario de la segunda toma Villista de nuestra ciudad, el cabildo los refrendará. 
martes, abril 01, 2014

El último embate contra Torreón
 


 

Muertos en batalla en 1914
 

 

El día de hoy, primero de abril de 2014, se cumplen cien años exactos desde que la División del Norte, comandada por el general Francisco Villa, lanzara su última ofensiva militar constitucionalista sobre la ciudad de Torreón.

En efecto, tras una serie de batallas, escaramuzas y encuentros que comenzaron desde mediados de marzo, en distintos lugares de la Comarca Lagunera de Durango, el día primero de abril de 1914 se dio el último enfrentamiento bélico entre el Ejército del Nazas (federal) al mando del general José Refugio Velasco, y la División del Norte, comandada por el legendario “Pancho Villa”.

Esta fue una acción de ataque directo contra la ciudad, e incluso los constitucionalistas lograron entrar a ella por distintos rumbos, estableciendo fieros combates, muchas veces cuerpo a cuerpo. 

El general Velasco comprendió que no había mucho que hacer, pues los refuerzos que venían en su apoyo de Monterrey, ya habían sido interceptados. La caída de Torreón resultaba cosa de horas.  

El día siguiente, dos de abril, sería de descanso para los constitucionalistas, puesto que se les ordenó evitar el combate y reparar fuerzas. El general Velasco decidió abandonar la ciudad de Torreón precisamente ese día dos, día que conmemoraba una histórica victoria de un general mexicano contra los invasores franceses, pero que para Velasco significaría para siempre, una derrota en una lucha entre mexicanos. A bordo de los trenes federales, abandonó la ciudad por la tarde, y su retirada fue cubierta por una densa tolvanera, de esas que son típicas en la Comarca Lagunera entre los meses de febrero y abril.

La mañana del tres de abril de 1914, ya sin obstáculo alguno, las tropas de la División del Norte ocuparon Torreón. La Toma de Torreón significó un golpe de muerte contra el poder del usurpador y asesino Victoriano Huerta, pues la ruta ferroviaria a Zacatecas y a la Ciudad de México quedaba abierta para las fuerzas constitucionalistas.

Pero la Toma de Torreón también constituyó una victoria sobre los planes que tramaron para México algunos políticos estadounidenses, aquéllos que dieron luz verde para el asesinato de Madero y el encumbramiento de Victoriano Huerta.

 

Por otra parte, la serie de batallas para tomar la Ciudad de Torreón implicó la muerte de muchas vidas. Casi siempre celebramos al vencedor y olvidamos que su victoria la hizo posible la sangre de muchos hombres. Sin esa masa que injustamente decidimos mantener anónima, sin su cuota de sangre, estos héroes de la guerra que la historia sí recuerda, no serían lo que llegaron a ser. 

Por el recuerdo de esos otros numerosos héroes que ofrendaron sus vidas de manera tan generosa como anónima, debemos poner un poquito de sordina a nuestras manifestaciones de politizada alegría, y convertir nuestra celebración en una conmemoración de los valientes (de ambos bandos, todos mexicanos) caídos en combate.


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 75 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.