Acceder al foro

La Laguna

Discusión sobre el acontecer diario en la Comarca Lagunera

me
autor Escrito por RENEGADO1
Ciudadano distinguido
Saturday 28 de June de 2014 09:18

¿POR QUÉ NO VOTAR POR EL PRI?

Aún no se por quien voy a votar el próximo seis de julio, pero lo único que tengo seguro es que mi voto no irá para el candidato del PRI de mi distrito. A pesar de que el sufragio es personal y secreto, creo que si hago pública mi postura, es conveniente que justifique mi negativa a votar por el PRI. Por ello, utilizaré el presente para exponer los cuatro motivos por los que no pienso darle mi voto al Partido Revolucionario Institucional: 

1) El Gobierno de Rubén Moreira subió los impuestos estatales, aumentó el costo de los tramites y servicios que ofrece el Gobierno del Estado y ha sido incapaz de explicar; ¿a dónde fue a parar el dinero de la deuda de Coahuila? Y a pesar de ello, todos los candidatos del PRI tienen el descaro de prometer que se opondrán a cualquier alza de los impuestos estatales y que cuidarán el dinero de los coahuilenses impulsando la transparencia y la rendición de cuentas. 

Pero incluso dentro de los descarados hay categorías y el premio al cinismo se lo llevan Francisco Tobías, Verónica Martínez y Shamir Fernández, que son responsables directos de haber aprobado la renegociación de la deuda, así como el incremento de la mayor parte de los impuestos y servicios estatales, pero ahora tienen la desvergüeza de decirle a los ciudadanos que esta vez no permitirán un aumento en las contribuciones locales. Perdonen mi incredulidad, pero las promesas de los candidatos del PRI suenan como si Jack “El Destripador” jurara que ya no va cometer asesinatos.

2) El PRI nos ha dado suficientes pruebas de que no le interesa combatir la corrupción. Jorge Torres y Javier Villarreal depositaron varios millones de dólares en bancos en el extranjero, pero ni la Procuraduría de Coahuila, ni la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas han movido un dedo para investigar la posible malversación de fondos, por el contrario, algunos funcionarios como Armando Luna o Jesús Ochoa han tratado de convencernos que el dinero que los exfuncionarios depositaron en el extranjero no salió de las arcas coahuilenses, sin embargo, no se necesita ser un genio para saber que no hay forma de que Javier o Jorge hubieran podido acumular esa cantidad de dinero  por la vía legal, sobre todo cuando ambos han sido incapaces de demostrar el origen legitimo de los recursos en una Corte en Texas, en donde han sido acusados de lavado de dinero.

Lo más grave del asunto es que estos casos sientan precedentes, sí los funcionarios públicos se dan cuenta de que pueden robar o que pueden utilizar sus puestos para favorecer a intereses privados a cambio de sobornos sin recibir castigo, entonces tendrán incentivos para cometer más actos de corrupción, porque existe una baja probabilidad de recibir una sanción.

3) A pesar de que el escándalo de la deuda y la inseguridad han sido un lastre para el Gobierno de Rubén Moreira (los cuales también han tenido costos electorales para el PRI), el Gobierno del Estado sigue empeñado en ocultar la información en estos rubros. Nos endeudan por 30 años, pero no se nos aclara ¿en qué se gastó el dinero?, ya que las mismas cifras de los informes no cuadran e incluso en últimas fechas se han destapado varias cloacas que demuestran que el dinero ni siquiera se utilizó para pagar la totalidad de los puentes y los pasos a desnivel que se construyeron en el sexenio pasado. Otro gran ejemplo de opacidad gubernamental, es el hecho de que la matanza de ciudadanos en Allende se ocultó por meses, incluso la información relativa a las investigaciones y a la identificación de los cadáveres de las víctimas sigue siendo un secreto. Pero de nueva cuenta, lo que enoja es el cinismo del Gobierno del Estado, que presume a los cuatro vientos que nuestro estado va a la vanguardia en el tema de la transparencia, cuando en realidad, no hay gran cosa que se pueda presumir en la materia.

4) Por último, un voto por el PRI, también es un voto para la supervivencia de la chiquillada. Si el Partido Verde Ecologista de México, el Partido Nueva Alianza, el Partido Primero Coahuila, el Partido Social Demócrata, el Partido Joven, el Partido Popular Campesino y el Partido de la Revolución Coahuilense hubieran ido a la elección del 6 de julio con sus propios candidatos, lo más probable es que ninguno de ellos lograría alcanzar el porcentaje de votos que se exige para conservar el registro como partido, pero la alianza que firmaron con el PRI va permitir que el tricolor traslade parte de sus votos a la chiquillada, para que éstos conserven el registro. Pero la supervivencia de la mayoría de estos partidos no sólo no aporta nada a la oferta electoral, sino que además los contribuyentes tenemos que mantener a dichos partidos a través los impuestos.


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 22 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.