Acceder al foro

Laguneros en el Mundo

Laguneros del mundo.... punto de encuentro.

me
autor Escrito por KOYT
Visitante distinguido
Tuesday 10 de April de 2007 12:47

México se vuelve un país liberal

La pregunta más común estos días en México tiene mucho que ver con la imagen tradicional de un país machista a ultranza, extremadamente conservador, y recalcitrantemente religioso. Hoy en día los mexicanos están tomando pasos notables –dramáticos incluso- hacia la izquierda del espectro político, desde el matrimonio entre homosexuales hasta el aborto, enfureciendo de paso a la Iglesia Católica Romana y desafiando los viejos estereotipos acerca de su país. Parte del cambio se debe al florecimiento de la democracia de México, que posibilita que los legisladores de izquierda se rebelen -como consecuencia de su nueva libertad- para desafiar al presidente conservador Felipe Calderón. Y parte de esto se debe también al rápido crecimiento de las ciudades mexicanas y el olvido de las tradiciones rurales. publicidad “Estamos viendo una nueva disposición para desafiar viejas costumbres en este país”, dijo Carlos Lugo Galera, un profesor de ciencias sociales en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México. “El simple hecho que estemos revisando estos temas es importante”. Los sociólogos están divididos respecto a qué tan amplios son los cambios, puesto que mucha de esta acción se concentra en la Ciudad de México, el lugar más cosmopolita del país. Pero a nivel nacional, los partidos políticos de tendencia liberal han avanzado, y las encuestas demuestran que los mexicanos jóvenes están ignorando cada vez más las censuras católicas. “Aquí en México siempre hemos sido muy machistas y muy orientados hacia las costumbres…pero parece que estamos cambiando”, dijo Alejandro Hernández Ramos, un empleado de 23 años de edad en Ajalpan, Puebla. El 16 de marzo, la Ciudad de México empezó a celebrar “uniones civiles” para las parejas del mismo sexo, dándoles muchos de los derechos que conlleva el matrimonio. Algunos funcionarios municipales asistieron a las primeras ceremonias, publicitaron las uniones civiles en los periódicos, e incluso contrataron grupos de mariachis para darle serenata a las parejas, sin que apenas se hayan presentado protestas. El norteño estado de Coahuila empezó a celebrar las uniones del mismo sexo el 31 de enero. Y en febrero, dos lesbianas de Texas se convirtieron en las primeras extranjeras en unirse allá. Recientemente, el gobierno de la Ciudad de México empezó también a permitir las visitas conyugales para los prisioneros homosexuales. Y en febrero, la Suprema Corte de Justicia de México dictaminó que los soldados con resultados positivos en el examen del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) no pueden ser expulsados del ejército. Ahora los partidos liberales en México están desafiando otro de los pilares conservadores: La prohibición del aborto. El Congreso mexicano debate propuestas que podrían legalizar los abortos en los hospitales que reciben fondos federales. La legislatura de la Ciudad de México, dominada por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), votará este 12 de abril sobre una ley que permita los abortos dentro de los límites de la ciudad. Una encuesta del periódico Reforma, de tendencias conservadoras, demostró que 59 por ciento de los residentes de la Ciudad de México pudieran estar a favor de una ley que permita los abortos hasta las 14 semanas de embarazo. El Vaticano está tan preocupado que mandó su principal promotor anti aborto, el Cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, para que encabezara las protestas contra las propuestas federales y locales. Viejos estereotipos Los derechos de los homosexuales y los abortos no son nada nuevo en México. En los poblados indígenas del sur de México, se acepta a los homosexuales como parte normal de la sociedad, dijo Víctor Manuel Durand, experto en la cultura política de México. Mientras tanto, los abortos se han practicado ilegalmente en México durante décadas. Un estudio gubernamental estimó que en 1997 se practicaron 102 mil abortos clandestinos. Los mexicanos ricos los han hecho en secreto en clínicas privadas, o han volado a los Estados Unidos, donde el aborto es legal. “El aborto siempre ha sido una opción para la gente que tiene dinero”, dijo Álvaro Arreola Ayala, un sociólogo y autor. “Van a Nueva York, Houston o San Diego y tienen sus abortos sin problemas”. Aún así, discutir de manera abierta dichos temas hubiera sido impensable en México no hace mucho. Este es un país donde las capillas a la Virgen de Guadalupe proliferan en las esquinas, y donde el 96 por ciento de la gente dice considerarse católica. Los expertos afirman que es sintomático que la sociedad mexicana está transitando lentamente de ser una sociedad machista a una más laica. Las mujeres representan ahora el 22 por ciento del Congreso mexicano, comparado con el 17 por ciento en los Estados Unidos. El uso del control natal, condenado por la Iglesia Católica, está generalizado y ha disminuido la tasa mexicana de fertilidad a 2.1 niños por mujer, casi igual que en Estados Unidos. En el distrito homosexual de la Zona Rosa en la Ciudad de México, las parejas se besan y se toman de la mano en público. La cultura mexicana pop ha estado también desafiando las buenas costumbres sociales. Novelas como “Betty la fea” y “La fea más bella” están desafiando el sexismo en los centros de trabajo y la concepción de belleza. Actores mexicanos como Gael García Bernal están asumiendo serios papeles de homosexuales, y las audiencias están respondiendo positivamente a estos temas. Más de 950 mil mexicanos fueron a ver la película “Brokeback Mountain”, de acuerdo con Nielsen EDI, que sigue la huella de venta de boletos. Cuando Christian Chávez, del grupo pop mexicano RBD, “salió del closet” en marzo, sus fanáticos lo apoyaron. Mientras tanto, la influencia de la Iglesia Católica está disminuyendo. De acuerdo con una encuesta hecha por el Instituto Mexicano de la Juventud, casi 72 por ciento de los mexicanos entre 12 y 29 años de edad dicen que las creencias religiosas no tienen influencia en sus actitudes hacia los problemas sociales; 76 por ciento dijeron que la religión no juega ningún papel en sus creencias sobre temas sexuales. Cambios políticos Los políticos están mostrando predisposición a abordar estos temas, animados por la nueva apertura gubernamental, luego de siete décadas bajo el control del autoritario Partido Revolucionario Institucional. “Esta es una sociedad que se está acostumbrando más a los usos de la democracia, y uno de estos usos es el derecho a la libertad de expresión y el debate”, dijo Yolanda Meyenberg, una investigadora del Instituto de Investigación Social dependiente de la Universidad Nacional Autónoma de México. El Partido Revolucionario Institucional, PRI, nació del caos que siguió a la revolución de 1910-1920. Aunque decía ser de centro izquierda, el objetivo principal del PRI era asegurar la estabilidad del país. Desde la década de los 40, el PRI había aplicado una plataforma moderada al tiempo que se embarcaba en una aventura de fraudes electorales, sobornos e intimidaciones para asegurar su permanencia en el poder. El Congreso servía básicamente de alcahuete al presidente en turno. Pero el poder del PRI se ha estado diluyendo desde las reformas electorales de principios de la década de los 90. Las elecciones del 2 de julio de 2006 demostraron a los votantes divididos casi a partes iguales entre el conservador Partido Acción Nacional, del presidente Felipe Calderón, y el liberal Partido de la Revolución Democrática. Ambos campos están ahora desafiando a las vacas sagradas de México. Por un lado el PAN quiere desmantelar los monopolios gubernamentales, mientras que el PRD quiere avances en los temas de derechos de los homosexuales y el aborto. “Estamos viendo ahora que es una verdadera batalla entre los intereses y el poder de estos partidos”, dijo Lugo Galera. “Juntos han provocado una visión de activismo, y quizás incluso de deshacerse de ciertos tabúes que afectan a la población mexicana”.

¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 2 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.