Acceder al foro

Laguneros en el Mundo

Laguneros del mundo.... punto de encuentro.

me
moderador autor Escrito por artillerodel87
Regidor
Thursday 26 de August de 2010 16:58

La Ejecución de mis Amigos

Siempre hospitalarios, siempre verdes y siempre frondosos en cualquier época del año ahí estaban como desde siempre esperando puntualmente mi llegada y la de otros chiquillos de la Matamoros, de la Allende, del Pacífico y hasta de La Ana y La Moderna que acudíamos a nuestra común cita para correr desenfrenadamente entre aquellos pasillos y banquetas adoquinados con millares de cuadritos rojos.

Libre de malandros y rica en personajes típicos desde aquellas lejanas épocas ahí ya estaban instalados el kiosko y su terraza en el centro y los cuatro estanquillos en cada acera para calmar la sed de los laguneros con sus gaseosas aguas célis, de raíz o de durazno o deleitar el paladar con los cuadritos de nieve y su aderezo de fresa.

Por ahí, bajo la fresca sombra de esos amigos, diariamente hacían por la vida los paleteros de Willy tintineando las campanas de sus carritos; lustraban cualquier zapato los boleros sobre sus cajones de madera llenos de frascos de tintas, de jabón, grasas, brochas y cepillos sin faltar las indispensables franelas para obtener el brillo del calzado; con voz chillona y a grito abierto los voceadores pregonaban, después del mediodía, la noticia más impactante para vender La Opinión de La Tarde a cambio de 20 centavos; el fotógrafo con su cámara de fuelle de acordeón montada en un alto tripié, tenía de anzuelo su caballito de madera para captar sobre él, las imágenes de niños sonrientes teniendo como escenario la cantera del edificio del Casino de La Laguna.

Los vendedores de los duros, de las gorditas de horno, de las rojas manzanas acarameladas, los de los algodones color de rosa, los que ofrecían aguas de limón, cebada y tamarindo todos ellos encontraban clientes para sus productos en la Plaza de Armas.

De niños, por las noches veraniegas era muy común corretearnos entre los andadores de la plaza, bajo las tenues luces de los faroles y ser testigos de los arrumacos, caricias y susurros de los novios sentados en las bancas o en el borde de las fuentes.

Nuestras travesuras eran subir a la terraza del kiosko, armados con pequeñas resorteras de alambre, y hacer imposible el sueño y descanso de jilgueros y chanates disparando proyectiles a los árboles de todo alrededor.

Hoy me he enterado con tristeza que “sicarios” de Parques y Jardines “ejecutaron” ayer a ocho de esos gigantescos amigos para mejorar la pista de baile de los seniles.

Mi Torreón ya no es el mismo de antes, como lo es tampoco esa Plaza de Armas: Ya no está el Cine Princesa, ya no está El Apolo, tampoco la Botica La Palma; El Casino de La Laguna cerró sus puertas para convertirse en museo; el Hotel Galicia dejó de tener “catego” para ser “de paso”. El Municipio se adueñó del Banco de México y hasta aquel emblemático Hotel Elvira que hospedaba a personalidades de fama mundial y que cambió de nombre a Palacio Real, hoy se  ha convertido en albergue y hasta cuartel de los nunca bien vistos “judas” federales.

Mis otras amigas larguiruchas, las que están apostadas en el camellón de la Morelos, crecieron tanto que ya rebasaron la menopausia; así que ya no puedo degustar de sus negros y semillones coquitos que tanto deleitaba con dulce voracidad en aquellos años de la infancia… Así las cosas, creo que "me están matando" al parejo de mi Torreón.

Estorban.

Para crear una explanada en el entorno al kiosco de la Plaza de Armas se retiran árboles.


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 4 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.