El hombre, identificado como John Dodson y quien dice que trabaja para la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), está asignado a la oficina de su agencia en Phoenix, Arizona desde 2010."El trabajo de Dodson es impedir el contrabando de armas a través de la frontera", señaló CBS, añadiendo que "en cambio, (Dodson) dice que le han ordenado que se quede quieto y observe lo que ocurre".

Eric Holder, procurador de Estados Unidos, ordenó el viernes investigar una polémica operación “Rápido y Furioso”, diseñada para atrapar a los traficantes de armas compradas en su país y enviadas ilícitamente a México.

El hecho se dio a conocer cuando un agente federal de Estados Unidos, identificado como John Dodson y que fue asignado desde el 2010 a la oficina de su agencia en Phoenix, en el estado de Arizona (EE.UU.), fronterizo con México, declaró que mediante una operación de la Oficina estadounidense de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) recibió órdenes de sus superiores para que miles de armas de asalto pasaran a México, dentro de una operación aprobada por el Gobierno de EE.UU