Xalapa, Ver.- De ganar la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés se comprometió a desterrar el "dedazo" para elegir al candidato presidencial y garantizar igualdad de condiciones para los aspirantes.

Durante la foto oficial de la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) en el puerto de Veracruz, afirmó que garantizará unidad con miras a las elecciones presidenciales del 2012.

En ese sentido, el único aspirante a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI dijo que hasta ahora los aspirantes más fuertes son el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, y el de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, además del senador Manlio Fabio Beltrones.

Sin embargo, insistió en que no hay favoritismos para nadie y pueden sumarse otras cartas que tiene el PRI para la sucesión presidencial, pues todos tendrán la garantía de que habrá imparcialidad para designar al mejor candidato.

Destacó que al momento en que sea nombrado el nuevo dirigente nacional del PRI, debe apegarse a lo que pida la militancia para la selección del candidato presidencial para dejar atrás las historias del dedazo como método para sacar al abanderado.

Durante la reunión de Conago, el mandatario aprovechó para cabildear su proyecto con miras a la renovación del CEN del PRI para el próximo año, donde confió en lograr el respaldo para suceder a Beatriz Paredes Rangel.