Acceder al foro

Política

Para dar puntos de vista sobre el acontecer político en la Comarca Lagunera y en México.

me
autor Escrito por Sandinista
Visitante distinguido
Monday 16 de May de 2011 15:53

Tu le crees a Mongoreira? Yo tampoco!

 

Por Sandinista

En principio resulta injusto, para con la inteligencia propia, colocar como razón del fracaso educativo a una sola persona, así sea ésta la más poderosa del aparato docente estatal. Sin embargo, fue este personaje público quien obtuvo para sí un asiento privilegiado dentro del argumento de la catástrofe. Durante los últimos 15 años de historia, con acucioso esfuerzo la familia Mongoreira se ha promovido como la gran decididora, el factor determinante, la última instancia de la educación en Coahuila. Ellos no soportan pasar desapercibidos. Acaso sea éste el más craso de sus errores políticos.

Todos los diagnósticos confirman el gran fracaso del gobierno estatal zetapriista con respecto a la política educativa. Lo que en 1999 fue calificado por Garcia Villa (excandidato a la gubernatura PAN-PRD-PT) como una catástrofe silenciosa, es hoy una catástrofe escandalosa. La unanimidad en el diagnóstico se impone entre los expertos, las agencias internacionales y nacionales, y también entre los docentes. Según los números ofrecidos por Leticia Juárez en la revista Nexos(mayo 2011), 63% de los maestros y 65% de los padres de familia califican entre regular y muy mala la educación que se imparte en las escuelas coahuilenses.

Tal percepción coincide con la crítica que los docentes hacen sobre la manera en que la familia Mongoreira Valdes del magisterio ha manejado los asuntos educativos. Siete de cada diez le señalan por un desempeño que oscila entre lo malo y lo pésimo. Por obra de su protagonismo y también por el trágico estado que guarda la educación, catástrofe educativa y Humberto mongoreira valdes se han vuelto argumentos siameses. A estas alturas, la posibilidad de que este líder político logre remontar tan adversa mirada social es prácticamente ninguna.

Su principal legado lo constituye hoy un monumental sistema de vetos confeccionado para defender los intereses de la cúpula magisterial; un cerco de impunidad fabricado por materiales financieros, burocráticos y electorales que juega en contra de la educación. Como bien afirma Olac Fuentes Molinar – uno de los estudiosos más respetados en esta materia – el principal problema ha sido “que el gobierno de Enrique Martinez y Martinez (1999-2005) entregó a un grupo político, en particular a un personaje, la rectoría de la educación en Coahuila.” O, en términos de Carlos Ornelas, el gobierno de la educación básica ha sido colonizado por una camarilla – dominada por la corrupción y por arreglos ilegítimos de poder – que tomó control, tanto de las instituciones de Coahuila, como del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Esta camarilla, bajo la conducción de Carlos Ariel Moreira Valdes, ha marginado a los maestros, a los padres de familia, a la autoridad pública y a la sociedad en general de los procesos más relevantes. Muy hábil ha sido también para resistirse al cambio. Es enemigo de la profesionalización y dignificación del docente, es opositor a la democracia sindical, es dueño prácticamente único de miles de plazas dentro del sistema educativo coahuilense.

El inmenso poder acumulado por la familia Mongoreira Valdes no tiene la llave pero sí el candado que cierra toda posibilidad de transformación. Actualmente secretarios en el estado y 60% de los puestos de trabajo – tanto en la SEP como en la burocracia educativa local – han sido entregados en función de la lealtad política y no a partir de las capacidades. .

. Durante el pasado mes de marzo, en un programa de televisión conducido por Leo Zukerman, humberto Mongoreira Valdes aprovechó para proponerse como la secretaria de Educación del próximo sexenio. Probablemente con este objetivo en mente vaya su patrona Gordillo Morales a construir sus alianzas electorales de cara a los comicios de 2012.

De todas sus herencias, quizá la más lamentable tenga que ver justamente con que sus prioridades han estado siempre más cerca de la urna de votación que de las escuelas. Como ningún otro poder fáctico mongoreira valdes ha sabido colocar los recursos de que dispone – dinero y clientelas – al servicio de aquellos partidos o candidaturas que mejor refuerzan su control sobre el aparato educativo.

No sólo ha sido exitoso en sus negociaciones cuando se trata de presidencias municipales, legislaturas locales y federales o gubernaturas. El mayor logro ha sido subordinar a la militancia priista. Huelga decir que la inmunidad otorgada desde las más altas esferas del Estado le ha permitido también celebrar formidables negocios cuyo fruto gusta de ostentar públicamente.

No es novedad en México que la burocracia magisterial se ponga al servicio de los partidos. Se trata de una tradición nefasta que se institucionalizó en el país desde los años cuarenta del siglo pasado. A cambio de los votos que el SNTE llevó al PRI, el Estado mexicano abdicó a varias de sus responsabilidades fundamentales. Sin embargo, la mayor parte del tiempo hubo una limitante puesta para prevenir los peores atropellos de la cúpula magisterial. Quien ocupaba la secretaría general del SNTE sabía que no era posible pasar por encima de la voluntad presidencial.

Una vez ocurrida la alternancia panista, ese límite se extravió. El gobierno de la República perdió la poca capacidad que le restaba para conducir la política educativa. Con tal de que Elba Esther Gordillo se mantuviera como aliada del gobierno federal, tanto Vicente Fox como Felipe Calderón le entregaron a esta líder sindical prácticamente todo lo que exigió.

Se trata de una de las paradojas más interesantes en la vida del PAN. El partido que con mayor vigor combatió, desde la oposición, el clientelismo priista, no quiso ya en el poder prescindir de los recursos públicos que el magisterio sabe ofrecer para beneficio de sus aliados. Esta paradoja tendrá que resolverse en breve. Desde las filas del PRI, Enrique Peña Nieto ha invitado a la profesora Gordillo Morales para que le acompañe en la conquista de la casa presidencial. De aceptar, ella tomaría la decisión de dar por concluida su década panista. Y mongoreira consolidara otro sexenio mas a Coahuila en la penumbra.

Sin embargo, carlos ariel mongoreira valdes no es líder sindical gracias al voto democrático de sus representados. El poder que hoy ostenta el profesor se debe, en buena medida, a la tolerancia que el gobernador su hermano mongoreira humberto en turno le ha brindado. Ese apoyo político, anclado desde la cúspide, podría verse disminuido durante el periodo que duren las campañas por venir. En otras palabras, cuando la relación entre Felipe Calderón Hinojosa y Elba Esther Gordillo se resquebraje, una breve ventana de oportunidad se abrirá a favor de la educación. Coahuila no debería extraviar esa formidable circunstancia.

Arrebatarle a la cúpula del SNTE la gestión de las plazas de los docentes, de los directores y los supervisores para resolver, de una vez, la muy necesaria carrera magisterial sería una opción más que deseable. Si la vida laboral de los docentes deja de depender de la camarilla que hoy le regula, los coahuilenses recuperarán para sí el primer eslabón de la gobernabilidad sobre el sistema educativo.

Esta es la propuesta que la Izquierda en Coahuila promueve: impulsar un movimiento ciudadano que, aprovechando la división de las élites, logre devolverle a las y los maestros mexicanos la autonomía y dignidad que la cúpula sindical del SNTE les ha expropiado.

De desperdiciar esta oportunidad, después de las elecciones del 2011 podríamos estar viendo a ruben mongoreira  despachar frente a la plaza de armas de saltillo. Como dice el escritor Charles Bukowski: ¡nunca se está tan mal que no se pueda estar peor!


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.