Acceder al foro

Religión

Foro sobre religión.

me
autor Escrito por Cruzito18
Líder sindical
Friday 6 de October de 2017 13:07

Sacrificios Bíblicos las dos caras de la moneda.

Aquí en las andadas nuevamente compas! saludos a todos..

Empecemos..

LA VIDA emanaba de la muerte —eso creían los aztecas, que practicaron sacrificios humanos a una escala sin precedentes en Mesoamérica. [...] A medida que iba creciendo el imperio, sólo sangre y más sangre sostenía su frágil seguridad”, dice el libro Los aztecas. Y cierta enciclopedia especifica que este pueblo llegaba a hacer 20.000 sacrificios humanos al año.

Sacrificios y ofrendas "verdaderas por parte de la religión.

Resultado de imagen para sacrificios biblicos

Cuando se formó la nación de Israel, Jehová dio instrucciones explícitas sobre cómo quería que le adoraran los israelitas, y entre las cosas que les mandó figuraban las ofrendas y los sacrificios (Números, capítulos 28 y 29). Algunas ofrendas consistían en frutos de la tierra, y otras requerían el sacrificio de ciertos animales: toros, ovejas, cabras, palomas y tórtolas (Levítico 1:3, 5, 10, 14; 23:10-18; Números 15:1-7; 28:7). Se hacían holocaustos, es decir, ofrendas quemadas que tenían que consumirse por completo en el fuego (Éxodo 29:38-42), y también sacrificios de comunión, en los que quien traía la ofrenda participaba comiendo algo de lo que se había sacrificado a Dios (Levítico 19:5-8).

Todas las ofrendas y sacrificios que dictaba la Ley mosaica formaban parte de la adoración que los israelitas le rendían a Dios y eran una muestra de que lo reconocían como el Soberano del universo. Mediante ellos, obtenían el perdón de sus pecados y expresaban gratitud a Jehová por haberlos bendecido y protegido. Además, siempre que el pueblo cumplía fielmente con los requisitos que Jehová había estipulado para adorarlo, recibía muchas bendiciones (Proverbios 3:9, 10).

Para Jehová, lo que tenía más importancia era la actitud de quien ofrecía el sacrificio, como se desprende de lo que dijo por medio de su profeta Oseas: “En bondad amorosa me he deleitado, y no en sacrificio; y en el conocimiento de Dios más bien que en holocaustos” (Oseas 6:6). Por eso, cuando el pueblo se alejó de la adoración verdadera y empezó a llevar una vida disoluta y a derramar sangre inocente, los sacrificios que ofrecía en el altar de Jehová ya no tenían ningún valor. Jehová les dirigió estas palabras mediante el profeta Isaías: “¿De qué provecho me es la multitud de sus sacrificios? [...] Suficiente he tenido ya de holocaustos de carneros y de la grasa de animales bien alimentados; y en la sangre de toros jóvenes y corderos y machos cabríos no me he deleitado” (Isaías 1:11).


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 14 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.