Acceder al foro

Religión

Foro sobre religión.

me
autor Escrito por apologeta
Gobernador
Tuesday 10 de November de 2020 19:13

Los 33 “Mandamientos” Egipcios… Que Inspiraron a Moisés!!

"No he causado sufrimiento a los hombres; no he matado ni ordenado matar; no he blasfemado de los dioses…": Éstas son algunas de las declaraciones que componen el maravilloso texto de la Confesión Negativa, que parte a su vez del Libro de los Muertos, una obra muy extensa destinada a guiar a los difuntos en el camino hacia el más allá. Y es inevitable asociarlas a los Diez Mandamientos de Moisés. La razón es que Moisés nació y se hizo viejo en Egipto como muchos de los israelitas, pueblo sometido a la esclavitud. Y desde luego que una vez que Egipto expulsó a este pueblo, ya Moisés llevaba en mente algunas ideas y leyes de los egipcios que aplicaría a su pueblo… por decir: Los Diez Mandamientos y una religión monoteísta.

El profesor Sergio Prudencstein, especialista en Medio Oriente y docente en la Universidad de Belgrano, es autor, entre otros de “Moisés, la Verdadera Historia” (Ediciones Fortnel, 2016), un muy interesante trabajo en el cual alude a un hecho poco resaltado de la historia egipcia: La Herejía Monoteísta de Akenatón y su Posible Influencia en Moisés y en el Judaísmo. En un Egipto politeísta, irrumpe un reformador religioso que decide adorar a un solo Dios creador de todo lo que se mueve sobre la tierra y lo que vuela en el cielo…

Si la Biblia dice la verdad y Moisés era octogenario cuando se enfrentó al faraón y sacó a su pueblo de Egipto, entonces sus años juveniles coinciden no con los de Ramsés II sino con los de esa herejía monoteísta de Akenatón. Más abajo pueden leerse el texto completo de la “Confesión Egipcia” y de los “Diez Mandamientos”.

Lo que resulta extremadamente interesante es la carga social de varios de estos "mandamientos" egipcios; entre otras cosas, el difunto debía decir:

"No he hecho trabajar en mi provecho con exceso";

"No he maltratado a mis servidores";

"No he privado al indigente de su subsistencia";

"No he permitido que un servidor fuese maltratado por su amo";

"No he provocado el hambre";

"No he tratado de aumentar mis dominios empleando medios ilícitos", etcétera.

Se revela también la dimensión del poder sacerdotal: varias de estas confesiones negativas aluden al respeto hacia el patrimonio de los templos: "No he disminuido la porción de las ofrendas", por ejemplo, o "No me he apoderado del ganado perteneciente a los templos de los dioses" o "No he robado los panes de los dioses".

Esta confesión, con forma de declaración jurada de inocencia, debía ser pronunciada por el difunto al llegar a la presencia de Osiris, tras un largo recorrido subterráneo sembrado de peligros y obstáculos a sortear, luego un laberinto y finalmente alcanzar la Sala de la Doble Verdad. Era allí donde Osiris, dios de los muertos, pesaba el corazón del difunto en una balanza y del otro lado, una pluma. Así de ligero de pecados debía llegar el hombre ante este Dios para poder acceder al Más Allá.

Los Diez Mandamientos no son el único tramo de la Biblia con reminiscencias del Libro de los Muertos. En el capítulo 31 de Job, también se alude a una balanza para pesar los pecados, cuando éste hace su descargo y dice así: "Si anduve con mentira, / Y si mi pie se apresuró a engaño, / Péseme Dios en balanzas de justicia, / Y conocerá mi integridad".

CONTINUARÁ…

Foto: El momento en el que el difunto hace su descargo ante el Dios Osiris, que pesa su corazón en una balanza.

                                   imagen


¿Te gustó este tema? puedes compartirlo, ¡es gratis!

Hay 5 respuestas al foro

Hola, para seguir leyendo por favor identifíquese con alguna cuenta:
no está identificado, debe identificarse para leer el resto del escrito.